Resumen

En "El Gigante egoísta", "El príncipe feliz" y "El ruiseñor y la rosa", Oscar Wilde se sirve de parábolas y fábulas morales coloristas, al tiempo que plantea, como contrapunto, una crítica al egoísmo, la soberbia, la injusticia o la falta de valores éticos.