UN MUNDO FELIZ HUXLEY, ALDOUS

Nota media 7,73 Muy bueno 2.396 votos 95 críticas

Resumen

Un mundo feliz es posiblemente la novela más leída de Huxley, y su influencia es evidente tanto en buena parte de la novela de ciencia ficción de calidad como en las novelas filosóficas. Presenta un mundo en el que el Estado controla hasta el más mínimo detalle de la vida de los individuos, a los que mantiene en una ignorancia, producto de un depurado "lavado de cerebro". Más tarde el autor escribiría "Nueva visita a un mundo feliz", donde analizaría lo que había escrito años antes y sacaría conclusiones muy distintas sobre el destino de la humanidad.

94 críticas de los lectores

9

Increíble y atemporal, te hace reflexionar.

hace 2 semanas
6

Es un libro que plasma una idea interesante y extraña de sociedad con su lado positivo y negativo, por momentos me daban ganas de pertenecer a esa sociedad y por otros me aterraba la idea, es un buen libro para pasar el rato pero no lo pondría entre mis preferidos.

hace 1 mes
7

Intento de traducir francés: "Las utopías aparecen como más asequibles de lo que se pensaba antes. Y ahora nos encontramos con una cuestión mucho más agonizante: ¿Como evitar su realización definitiva? Las utopías son realizables. La vida marcha hacia las utopías. Y tal vez un siglo nuevo comienze ahí, un siglo donde los intelectuales y la clase culta sueñe maneras para evitar las utopías y volver a una sociedad no utópica, menos «perfecta» y más libre". La anterior frase es curiosa porque partimos del hecho de que justamente el círculo intelectual y culto, que sería el de esta época, finalemente dejó para nosotros el "utópico mundo feliz", pero en el desarrollo de la obra nos cuestionamos si realmente queremos llegar a ese lineal mundo "perfecto" y "definitivo". Mi única crítica es que me parece que el personaje del «Salvaje» no está completamente moldeado de forma lógica. (No su lógica, sino la de la obra).

hace 3 meses
9

Clásico distópico por excelencia. Precursor y visionario en mucho de los tópicos que trata. Lo "leí" hace 10 años en inglés y no le presté mucho interés. Hoy con 25 puedo decir que debería ser menester leerlo en todas las escuelas. Es muy interesante cómo trata la felicidad, la libertad, la vida sexual y reproductiva, el condicionamiento, el poder monopolizado, la religión, la marginalidad, los sentimientos, la deshumanización, la institucionalización, los rituales, la culpa, individualidad, etc. Me puso en un lugar muy incómodo (lo cual me gusta) al no poder decidirme ni por uno ni por otro, entre dos polos sociales completamente opuestos. Como dijeron antes, me fascinaron los dos primeros tercios del libro, que describe esta nueva forma moderna de sociedad, y sus habitantes. De la última parte, la charla y el intercambio de ideas entre Mr. Salvaje y el Interventor mundial, se lleva el podio. No tiene desperdicio. "Pero ¿no te gustaría tener la libertad de ser feliz... de otra manera? A tu modo, por ejemplo; no a la manera de todos."

hace 3 meses
9

Una de los clásicos de la ciencia ficción del siglo pasado y una lectura obligatoria si te gusta la distopía, es increíble el mundo de Huxley creó y el dilema que plantea, ¿es mejor ser feliz como sociedad o ser feliz como persona?

hace 4 meses
8

excelente clásico

hace 4 meses
8

Con este libro finalizo el reto que me propuse hace unos años de releer las tres distopías que, en mi caso, fueron de lectura obligatoria en el instituto, y que ya entonces había disfrutado: “Fahrenheit 451”, “1984” y “Un mundo feliz”. Y de hecho tras esta nueva lectura no puedo dejar de recomendar ninguna de las tres.
Una visita guiada a un “Centro de Incubación y Condicionamiento” sirve de introducción a la sociedad que plantea Huxley en esta novela. Una sociedad civilizada e impoluta en extremo, donde todo está totalmente controlado. Los seres humanos se dividen en cinco categorías y son fabricados en serie según el puesto que tendrán dentro de ese mundo. Un Estado Mundial cuya divisa es “Comunidad, Identidad, Estabilidad”, todo ello a costa de la falta de sentimientos, familia, individualidad, cultura... Todos los individuos son felices, no tienen otra opción, han sido condicionados para ello desde antes de nacer. Además los gramos de soma (una droga legal que el estado reparte a diestro y siniestro) que consumen a diario no dejan cabida a la duda. En teoría es una sociedad utópica e ideal. Si algún individuo adolece de un “defecto de fábrica” que le hace cuestionar algunas de las costumbres impuestas será un marginado.
Destacan algunos aspectos simbólicos curiosos, como el culto que se hace a Ford en la historia (Henry Ford fue el creador de la cadena de montaje y la producción en masa), los sospechosos nombres de los personajes (Lenina, Marx, Engels, Trotsky y un largo etcétera) que coinciden con personajes reales de la época, o la T que parece reemplazar a la cruz cristiana y puede hacer referencia también al vehículo “Ford modelo T”. Huxley sin duda plantea muchos de los temas en boga en la época: la eugenesia, el avance científico e industrial, el crecimiento de la población, la libertad sexual, el consumismo...
Personalmente me ha gustado mucho la primera parte de exposición de ese mundo feliz (pero terriblemente frío), y también la conversación, al final, más filosófica, entre el salvaje y el interventor mundial.
En mi opinión es un libro que literariamente es poco destacable, pero que da para pensar y cuestionar mucho; resulta escalofriante leer algunos aspectos de la historia, y la total falta de libertad que implica para el ser humano. Publicada en 1932, da una visión futurista de una sociedad deshumanizada controlada por la genética y la clonación que hoy en día no parece tan lejana. De lectura imprescindible.

hace 4 meses
9

Uno de mis favoritos de todos los tiempos. Cierto es que la manera de ver el mundo al principio de los años 30 (cuando se publica el mundo) ha cambiado mucho y muchas veces, pero la idea de una sociedad a la imagen del proceso de producción "científico" del fordismo no deja de ser inquietante...

hace 5 meses
6

Describe una sociedad distópica en el año 632 después de Ford y regulada por unas dosis de droga suministradas a discreción por las propias autoridades. Tiene algunos capítulos muy buenos, sobre todo al principio y al final y otros que aburren un poco. Pero más respeto que estamos hablando de un clásico del género, así que a leerlo, si Ford quiere.

hace 5 meses
9

Me encantó este libro y me marcó en muchos aspectos de mi vida. Todo el mundo debería leerlo

hace 7 meses
8

Mi nota es en realidad algo más baja que un 8, pero pasa el 7,5. La idea de la obra es genial, aunque hay un no sé qué (dudo de si esto es relativo al momento en que leí el libro, o si ciertos elementos no terminan de hacerlo, por partes, llevadero)que no me dejó terminar de disfrutarlo. Pareciera que en esta obra hay una locura de sociedad, una distopía bastante lejana, pero si comprenden bien como van las cosas, notarán que, de alguna forma,no estamos muy lejos de eso.

hace 8 meses
8

Una novela de ciencia ficción que tiene como tema central... el totalitarismo y el control del poder, la necesidad de la estabilidad, se plantean dos mundos, el utópico y el salvaje, básicamente Un Mundo Feliz, plantea la necesidad de la sociedad para encontrar jerarquías sociales, un mundo utópico en donde cada individuo tenga un rol asignado en la sociedad, sin pretender tener mucho mas allá de lo que su status social se lo permite, un mundo en donde no pueda existir la libertad de pensamiento, la soledad para meditar, las relaciones sociales, el amor, el pasado histórico, básicamente una sociedad des-humanizada en donde prima el control colectivo de los individuos, en donde todo aquel que piensa o siente diferente o va más allá de lo permitido no puede existir en la misma civilización, tiene que ser excluido, este libro nos permite hacer una interesante reflexión sobre el control que ejercen los altos mandos sobre nosotros, sobre la necesidad que tenemos como seres humanos de encontrar ese mundo utópico de "felicidad" .

hace 8 meses
9

Una novela que solo por su planteamiento, merece un nueve. Desarrolla una idea distópica muy interesante, que nos sirve de referente para andarnos con ojo, y expone conversaciones que son realmente simpáticas desde nuestros valores morales, lo que nos lleva a ciertas reflexiones. Es cierto que la trama no da mucho de sí, ya que podría resumirse en tres lineas y sería suficiente, pero aún así, me parece un libro recomendabilísimo. Bernard, el protagonista, es un personaje muy divertido y volátil, y la última vez que aparece Mustafá Mond... sin palabras, genio puro; conversación de diez, reflexiones de once. No le doy un diez porque le veo más potencial, pero es de lo mejor que he leido en mi vida.

hace 8 meses
9

Realista. O te incluyes en la corriente, o terminaras en una isla seguramente dado por desaparecido.

hace 9 meses
6

Me pareció un libro muy entretenido. Es una distopia que por momentos parece un poco naif visto en nuestro mundo actual, tener en cuenta que es un libro de mediados del pasado siglo, pero la historia es muy dinámica y no aburre.

hace 1 año
8

Mi reseña: https://misgrandespasiones-rosa.blogspot.com.es/2018/01/un-mundo-feliz-aldous-huxley.html

hace 1 año
8

Novela muy adelantada a su tiempo. Fuertes críticas al consumisno y su vacio emocional. Lo que más me gustó fue que los personajes eran muy humanos cosa que hizo que mi opinión y con quién simpatizara u odiase fuera cambiando a lo largo del libro

hace 1 año
7

Como puntos negativos me pareció que los personajes principales y algunas escenas importantes quedan diluidos en el ritmo pausado y monótono de la novela. Pero desde luego lo impactante es el propio contexto de la historia. He reflexionado mucho durante y después de su lectura. Una sociedad que elimina lo negativo, lo individual, lo humanamente complejo mental y emocionalmente. Esclavos de su destino y del placer, y genéticamente manipulados y educados para que así sea. Da miedo. Y da miedo encontrar similitudes en la época actual. No puedo más que recomendarlo.

hace 1 año
9

Más reseñas en www.forolibro.com GUSTARÁ: Y mucho, a los que se sienten diferentes en un mundo unidireccional que les empuja a agachar la cabeza y recorrer la manida senda transitada de las muchedumbres. NO GUSTARÁ: A aquellos que lean este imprescindible e imperdible libro únicamente desde la óptica narrativa aventurera sin entrar en las inquietantes reflexiones que lleva en su interior. RESEÑA: Sin tiempo para desarrollar una reseña decente, ya que se nos acaba el año y hay que pasar página (de nuevos e interesantes libros) comentemos, al menos superficialmente, lo que significa esta obra publicada en 1932 (que según varias fuentes es el tercer libro más censurado en todo el mundo). El grado de identificación, anticipación, conocimiento y análisis del autor sobre una sociedad futura que vive mecánicamente bajo los efectos del opio (soma en este caso) es de una brillantez y lucidez indudable. Aldous Huxley pudo componer una fábula terrorífica sobre la alienación humana antes de los tiempos de internet, de la digitalización, de las redes sociales, y del ocaso de los valores tradicionales y familiares, de la educación, de la lectura y de la filosofía. En definitiva, la pérdida de competencias particulares para mayor gloria de gobiernos y corporaciones que mueven los hilos de nuestros destinos y vacían nuestros bolsillos de sueños, emociones y libertades. El control siempre ha sido y será la máxima aspiración de los poderosos. A estas alturas de la historia parece fácil comprobar que solamente hay dos maneras de controlar a una sociedad; por las buenas (Un mundo feliz de Aldous Huxley) o por las malas (1984 de George Orwell). El control a sangre y fuego es muy acertado a corto plazo, la mano de hierro siempre ha quemado aldeas y acuchillado a sus moradores, pero si la masacre se deja a medias, como todos sabemos, luego vienen las venganzas que acabarán por hacer caer antes o después al régimen totalitario. La primera opción, que es la que nos ocupa, necesita más tiempo, mimo y esmero que la segunda, y es a largo plazo cuando obtiene los mejores resultados. En la opcion de Huxley no hay revueltas que sofocar ya que los rebeldes han claudicado a un sistema que creen que es el adecuado, correcto y enriquecedor. Esta es la vía de las sectas y demás grupos de presión que eliminan la individualidad de la persona para tornarla en parte del engranaje del grupo mismo (todo ello apoyado por las drogas en la mayoría de las ocasiones y mediante una persona que se atribuye las competencias de guía espiritual. Muy al estilo de la película La invitación, 2015). Finalmente podría existir un tercer tipo de control o una variante de las dos comentadas, mucho más difícil y complejo de llevar a cabo que las dos anteriores, que sería el del control bajo la mentira absoluta (El show de Truman, 1998 o Matrix, 1999). El desarrollo de esta cuestión espero poder plantearlo en un futuro. Resumiendo. El control “por las buenas” es sin duda el que mejor resultados arroja. Cercenar la libertad del individuo mediante técnicas que consigan que sea el propio sujeto el que acepte dicha situación al encontrarla ventajosa para sí mismo es la clave. Así el individuo cumplirá obedientemente lo que se le reclame para mantener su privilegiado status además de velar por que el resto de los individuos también acepten esta realidad (por ejemplo, aconsejando tomar soma/droga a un compañero a los primeros síntomas de planteamiento de algo complejo o traumático). Más allá de las aventuras que acontecen a los personajes (el impactante inicio con la visita guiada al centro de clonación y acondicionamiento, la secuencia de los sucesos en la reserva india con su correspondiente baño de realidad y, sobre todo, un pasaje que quedará para siempre en la memoria del lector y que tiene que ver con la muerte y la presencia de unos niños) el texto nos ofrece una de las mejores cincuenta páginas finales de la literatura de ciencia-ficción, no tanto por lo original del desenlace sino por las reflexiones que nos regala al lector. Comentarlas aquí sería privar de un gran momento a aquellos que no hayan leído la obra todavía. Por cierto, ¿vives en un mundo feliz?. Si es así, enhorabuena, aunque sería bueno saber si esa felicidad la has adquirido por acudir asiduamente a los centros comerciales, por ver telecaca, por poner morritos en Instagram, o por decir “SÍ” cuando todos dicen sí, y por decir “NO” cuando todos dicen no. Reflexionemos sobre el porqué los poderosos, que no saben ni ser puntuales en sus reuniones y ruedas de prensa, ni votar solitos en el hemiciclo ya que les tienen que indicar si pulsar el botón “rojo” o el “verde“, están capacitados para decirnos a los ciudadanos en qué sentido tenemos que andar por la calle. Efectivamente, en un país al que hay que recordar cada año cómo funciona todo el operativo de las campanadas de Nochevieja, (los cuartos, la bajada del carillón, etc) le queda mucho por andar.

hace 1 año
8

La historia de nuestras vidas: la dura batalla de la felicidad (ignorancia) contra la belleza (arte) y la verdad (ciencia). Da igual, el 'soma' nos dejará de tonterías.

hace 1 año