EL ASESINATO DEL MAGISTRADO. Los casos del juez Di VAN GULIK, ROBERT

Nota media 7,75 Muy bueno 4 votos 4 críticas

Resumen

En la Antigua China, el juez era la autoridad suprema dentro de cada distrito, responsable del censo, del registro civil, de recaudar impuestos, y de la seguridad de los habitantes. Su trabajo no se limitaba a impartir justicia, era además el encargado de investigar los delitos, los robos y los asesinatos, en caso de que estos se produjeran.
Inspirándose en una novela anónima del siglo XVIII, Robert van Gulik rescató a este popular héroe chino y lo convirtió en un personaje de ficción accesible para el lector occidental.
En esta primera entrega de sus casos, el juez Di deberá desentrañar el misterio que se encuentra detrás de dos asesinatos y de la desaparición de una mujer. Le acompañaremos a una época pretérita, descubriremos algunos de los secretos ocultos de una sociedad milenaria y asistiremos en primera fila a la lucha de un hombre honorable en busca de la verdad.
El libro incluye, además, un relato inédito en el que el juez necesitará de toda su perspicacia y dotes deductivas para resolver el misterio que rodea la aparición del cuerpo sin vida de una mujer en una sala vacía. ¿Suicidio o asesinato?
Editorial Quaterni recupera las apasionantes aventuras de este popular personaje, uno de los más queridos de la literatura china, en una serie de libros que gustarán a todo tipo de lectores, pues aúnan de manera magistral literatura y entretenimiento.
"Un soberbio retrato, de una riqueza histórica inusual, de la China de la dinastía T’ang".
The New York Times Book Review
"Entretenida, instructiva, e impresionante".
Times Literary Supplement
“Un original y fascinante rompecabezas”.
The Spectator
“Los casos del Juez Di resultan tan fidedignos con las costumbres y tradiciones chinas de la época, como entretenidos. Gustarán a todo tipo de lectores”.
The New York Times

4 críticas de los lectores

Manual para disfrutar de un thriller clásico del siglo pasado:
- Olvidarse de despiadados asesinos en serie y de detectives atormentados. Quien mata lo hace porque tiene uno o varios motivos y quien investiga, porque es su trabajo.
- No leer la novela como un mero espectador, hay que convertirse en ayudante del investigador, lo que pondrá a prueba nuestra capacidad deductiva.
- Prestar atención a los detalles, cada diálogo, cada interrogatorio y cada personaje es importante y contiene las claves para desvelar el misterio.
- Leer pausadamente cada una de las páginas, incluidos los dos planos que aparecen en la novela y que ofrecen pistas para la resolución de los casos.
- Sospechar de todo el mundo.
- Y por último, dejarse llevar por el curso de la investigación, participar en ella y tratar de ir atando cabos por nuestra cuenta.
Porque para disfrutar de un misterio clásico es obligatorio introducirnos con los cinco sentidos en su lectura, solo así seremos capaces de acompañar al Juez Di hasta la resolución del caso.
Una lectura exótica y muy entretenida para leer concentrado, en completo silencio a nuestro alrededor, ideal para una tarde lluviosa de otoño. Una suerte de Cluedo hecho libro.
JGF (Quelibroleo)

hace 4 años
8

Hay cierta atemporalidad en los esquemas narrativos clásicos —o no tan clásicos— que ganan fuerza y atractivo con el trasvase geográfico entre oriente y occidente. El caso de Kurosawa, con esos westerns ambientados en el mundo de los samuráis, es el mejor caso. Otro tanto sucede con «El asesinato del magistrado». Si en occidente el patrón de la novela de detectives y de resolución de casos lo asentaron Poe y Conan Doyle, Robert van Gulik se apropia del mismo esquema para construir la figura del juez Di, protagonista de esta novela —y la historia corta que la sigue—. Así, resulta que «El asesinato del magistrado» es otro competente devaneo detectivesco, pero que amplifica su interés por lo exótico del emplazamiento —la China del siglo VII— y lo llamativo de la distancia cultural. Conocido el esquema narrativo, sorprendente el entorno en el que se enmarca, la lectura se hace especialmente grata.

hace 3 años
8

Tener la oportunidad de leer un clásico del suspense de mediados del siglo XX nos obliga a cambiar el chip como lectores: En lugar del detective clásico nos encontramos con un personaje que destaca por su sagacidad y dotes deductivas y que, para disfrutar plenamente de la trama, nos pide que hagamos el sobre-esfuerzo de estar pendientes de cada respuesta que nos ofrecen los testigos a los que el Juez interroga.
Sólo así lograremos acompañarlo en la resolución del asesinato, sospechando, a medida que avanza la investigación, de cada uno de los personajes que habitan en Penglái, porque sí, es una novela de las de averiguar quién es el asesino y resolver los cuatro difíciles y misteriosos casos a los que nos enfrentamos.

hace 4 años

Me parece interesante, mas me gustaría poder leer todo el libro y mas libros,espero que en forma gratuita, ya que tengo escasos recursos y como se imaginan soy un jubilado (mal jubilado)

hace 4 años