FIN. Mi lucha 6 KNAUSGARD, KARL OVE

Nota media 9 Excelente 1 voto 1 críticas

Resumen

Mi lucha, de Karl Ove Knausgård, alcanza el Fin, y lo hace llevándonos hasta el principio: Knausgård, enfrentado a un callejón sin salida literario y un punto muerto existencial, acaba de volcar sus ansiedades (y exponer a sus allegados) en La muerte del padre, y se dispone a publicarla. Se hace fotos para el lanzamiento, se prepara para las primeras entrevistas promocionales, da, nervioso, a leer el manuscrito y recibe respuestas mayormente conformes. Y, de pronto, una bomba anunciada por dos palabras, «Violación verbal», que encabezan el e-mail que a Knausgård le manda su tío Gunnar: un e-mail que lo acusa de haber escrito un libro lleno de mentiras bajo el influjo adoctrinador de su madre, y que anuncia medidas legales si este llega a ver la luz. Una bomba que sacude al autor e impacta contra la línea de flotación de su proyecto, que busca poner la memoria al servicio de la honestidad: Knausgård tendrá que preguntarse si la primera no lo está traicionando, comprometiendo así la segunda, y, en caso negativo, cuáles son los efectos de querer ser honesto a toda costa. Y, a raíz de ello, el Knausgård más minucioso y exhaustivo, el más desenvuelto y proteico, capaz de entreverar su hiperrealismo doméstico de variadísimas reflexiones y derivas ensayísticas, inicia un excurso de una osadía casi desafiante y una inusual capacidad asociativa donde del peso del nombre en la familia y en la construcción de la identidad se pasa a su peso en la literatura, y de ahí al Holocausto y a Hitler y su Mi lucha, examinando las formas a veces perversas en que puede influir en la realidad la palabra. Y cuando el excurso termina, de vuelta en casa al otro lado de la palabra, a Knausgård le espera la realidad en toda su crudeza. Fin redobla esfuerzos para conseguir un cierre a la altura de Mi lucha, amplificando las propiedades más relevantes del estilo knausgårdiano: su maximalismo, su libertad formal y expresiva, su transparencia, su urgencia sin maquillar, su capacidad para englobar todo lo que bulle y late en una vida. El resultado regresa al terreno de La muerte del padre y Un hombre enamorado para, potenciando sus logros, entregar páginas agudas e inmediatas, dolorosas y emocionantes, sobre la familia, la paternidad, la pareja, la escritura y el equilibrio inestable que todas ellas mantienen: la encrucijada sobre la que Knausgård ha edificado un monumento literario que ya está, ahora, deslumbrantemente completo.

1 críticas de los lectores

9

Este libro es un exceso total. Mas de 1000 paginas, el libro mas extenso que he leído. Me sentí casi abusado en algunos momentos. En medio hay un sesudo ensayo que abarca un tercio del libro. Por eso estuve a punto de dejarlo, el ensayo se me hizo largo y me desconectó del argumento. Pero cuando este se reanuda, en la tercera parte, resulta de lo más apasionante de toda la serie de seis volúmenes de la que se compone "Mi lucha"(emulando a Hitler), pues nos habla con emoción y profundidad de la depresión de su mujer, de sus crisis maníacas, y del momento en que se empezaron a publicar los primeros volúmenes de la serie, en lo que resulta un enfoque metaliterario, una especie de pez que se muerde la cola. Así que después de todo la novela me ha dejado un buen sabor de boca. De hecho, la he alternado con otras novelas y la única que he terminado y me ha apasionado ha sido esta. El estilo hiperrealista y minucioso con que Knausgard nos cuenta su vida y los secretos de su alma (aunque apenas su vida sexual) produce autentica adicción.

hace 5 meses