FRANZISKA LINKERHAND REIMANN, BRIGITTE

Nota media 9 Excelente 1 voto 1 críticas

Resumen

«Ay, Ben, Ben, ¿dónde estabas hace un año, o hace tres? ¿Qué calles recorriste, en qué ríos te bañaste, con qué mujeres te acostaste?». Además de una apuesta vital arrebatada y una singular his­toria de amour fou, Franziska Linkerhand despliega un mundo desaparecido: el de la República Democrática Alemana. En un país aún en construcción, Franziska, joven arquitecta que proviene de una prestigiosa familia de editores, afronta su pri­mer trabajo lejos de la gran ciudad y también de los suyos. En esa especie de desierto que es Neustadt (literalmente «nueva ciudad»), no sólo se enfrentará a sus deseos de sintetizar «el hoy y el mañana, la desangelada construcción en bloques y la calle jubilosa y viva, lo necesario con lo bello», sino también a los ecos de su pasado: su niñez, el dramático final de la gue­rra, las historias de su abuela sobre otra época más hermo­sa, su primer amor, su matrimonio fracasado… ¿Quién es, en realidad, esa mujer que fascina y seduce a todos, hombres y mujeres, al llegar? O mejor dicho: ¿cómo es esa mujer? A la vez que se dibuja también, de manera inigualable, un país y una época, pocos retratos femeninos hay tan profun­dos y sugerentes como éste: desde una primera y efervescente etapa juvenil, con un aire de novela de formación, hasta el presente de monólogos interiores y audaces cambios de pers­pectiva, todo el relato vibra con la existencia de numerosos personajes secundarios extraordinarios, pero sobre todo gra­cias a Franziska, una mujer fuerte y tenaz, contradictoria y con una insaciable sed de vida. Brigitte Reimann le insufló la que ella misma perdió a úl­tima hora: la línea que cierra el texto la escribió en el hospital donde moriría prematuramente entre dolores terribles… Franziska Linkerhand es, en definitiva, un monumento de la literatura alemana del siglo xx en su intensidad y en su libertad, la obra maestra de una escritora dotada como muy pocas.

1 críticas de los lectores

9

Es una novela compleja, pues exige en el lector un alto grado de concentración. Recuerda por su ambiciosa concepción a "Cinco horas con Mario" de Miguel Delibes, o a "En la orilla" o "Crematorio" de Rafael Chirbes. Monólogos interiores desde el presente, giros y cambios de perspectiva en primera, segunda, tercera persona... Y la desoladora fotografía de un país ya desaparecido: La RDA alemana, con su anquilosado y cuadriculado socialismo que dejaba pocos respiros y escasos placeres entre su ciudadanía. Brigitte Reimann desplegó en "Franziska Linkerhand" un talento desbordante, a pesar de que su obra quedara inconclusa o inacabada. Un frenesí de pasiones humanas, marcadas por el amor, la arquitectura, el urbanismo, la feminidad, y una sed de vida insaciable. Lo dicho: no es fácil leerla. pero resulta tremendamente interesante.

hace 4 años