LA VIRTUD DE CHECCHINA SERAO, MATILDE

Nota media 9 Excelente 1 voto 1 críticas
  • GéneroNarrativa
  • EditorialARDICIA
  • Año de edición2015
  • ISBN9788494291661
  • Idioma Español

Resumen

Checchina, esposa de un grosero médico romano, ve transcurrir sus días en la discreta monotonía de una apacible vida burguesa, ajena a cualquier preocupación que no sea el mantenimiento de la casa y lidiar con su incapacidad para imponerse a su criada, la beata Susanna, y a las confidencias amorosas de su amiga Isolina. Pero su aletargada feminidad irá despertando al descubrir el encanto de lo mundano a raíz de un encuentro casual con el seductor marqués d´Aragona. En La virtud de Checchina (1883), Matilde Serao consigue que la bondad innata de su protagonista, con todos los reparos y vacilaciones que condicionan continuamente sus acciones, establezca una inmediata empatía con el lector, que no puede más que dejar escapar una sonrisa y conspirar con esta peculiar Emma Bovary italiana en la siempre postergada realización de sus deseos.

1 críticas de los lectores

La prosa decimonónica, a finales de siglo, en ocasiones se ha podido achacar de demasiado voluminosa, demasiado prolija en sus descripciones y en la caracterización de la sociedad burguesa, de muy realista, en definitiva.
Llama la atención que en La virtud de Cecchina se logran los mismos objetivos del realismo en muy pocas páginas, y con un grado de perfección y de deleite que sorprenden. Esta novelita es tanto una garantía de una gran tarde para el lector curioso, como de asomarse a un balcón con vistas magníficas, exactas y veraces de la sociedad pequeñoburguesa de finales del XIX. Es la historia, sencilla, casi sin argumento, de una mujer casada, aún joven, que no ha visto del todo aplacado los ardores de la lozanía pero que se ha visto reducida al mundo de su saloncito, de sus escasas relaciones sociales, y de un marido tosco y obsesionado por el control del gasto. La presencia de un personaje como el marqués d’Aragona, un encantador donjuán que fija sus ojos en ella, socava completamente ese recluido espacio al que se había abonado.
La forma en la que Matilde Serao describe este lance, que se produce más en los terrenos de la imaginación y de las expectativas que en el puramente real, es un ejercicio de costumbrismo primoroso. Las más pequeñas cosas, el significado de cada lira gastada, de cada pensamiento que perturba y magnifica los sentimientos de la protagonista, adquieren un relieve que nos introduce a la perfección en la pequeña cabecita de Cecchina.
Entretenimiento, trascendencia, cierto consuelo lenitivo al alma... ¿qué más se le puede pedir a un librito de apenas noventa páginas? (Carlos Cruz, 20 de abril de 2015)

hace 3 años