Resumen

Raquel se dispone a acudir a una cita de compañeros de promoción organizada por su amiga Lourdes después de 25 años, aunque en el fondo siente que no debería ir, una parte del pasado, que no la ha dejado vivir en paz, podría estar esperándola en el hotel donde tendrá lugar la celebración.  Ansía ese encuentro tanto como lo teme. Porque aquello de lo que ha estado alimentándose a lo largo de su vida podría dejar de ser real. O atraparla para siempre. Unas veces, no podemos huir del pasado. Otras, no deseamos escapar de él.

1 críticas de los lectores

6

Novela cortita y agradable. Con un argumento sencillo nos plantea una serie de temas que todos los que estamos rondando la cuarentena nos hemos planteado alguna vez (ya sabéis la dichosa “crisis de los 40”), evoca la añoranza de los que vivimos la adolescencia en los 90 y ese sentimiento a veces un poco angustioso de haber vivido ya, con suerte, la mitad de la vida. Los personajes son bastante tópicos, una protagonista buena que ha renunciado a cosas y sueños y que vive bien pero le falta "algo", una amiga fiel de la que no sabemos nada pero que escucha problemas y pone el hombro como ninguna, un marido guapo pero que… en fin… y un amor de adolescencia que se mantiene imperturbable pese a que duró solo 2 meses cuando los protagonistas tenían 17 años y que han trascurrido ¡25 años! y todo con un final casi milagroso. Es una novela muy bien escrita, muy sencilla, sin pretensiones que se lee en un rato y deja un buen sabor. Eso sí, dirigido a un rango de edades muy determinado, aquellos que sabemos que hubo una época en que no si no llegabas a una cita no podías avisar y dabas un “plantón”, algo incomprensible hoy, en la época del whatsapp e Internet.

hace 2 meses