Resumen

Una novela autobiográfica, contundente como un preciso uppercut, que nos muestra una visión bien distinta del «Sueño Americano» una visión «desde abajo» desde los pisoteados y humillados: la infancia, adolescencia y juventud de Henry Chinaski, en Los Ángeles, durante los años de la Depresión y la Segunda Guerra Mundial. Un padre brutal que cada día finge acudir puntualmente al trabajo para que sus vecinos no sospechen que está en paro; una madre apaleada por el padre, que sin embargo está siempre de su parte; un tío a quien busca la policía; un mundo de jefes, de superiores aterrorizados por otros superiores. El joven Chinaski algo así como un hermano paria de Holden Cauldfiel, el dulce héroe de Salinger en The Catcher in the Rye (al que Bukowski parece aludir en el título original Ham on Rye) tiene que aprender las reglas implacables de una durísima supervivencia. En este libro inolvidable, escrito con una ausencia total de ilusiones, se transparenta, evitando la autocompasión, una estoica fraternidad con todos los chinaskis, todos los underdogs de la «otra América» de los patios traseros, los bares sórdidos, las oficinas de desempleo.

32 críticas de los lectores

9

Sólo diría que excepcional, de aquellas lecturas que dejan huella. Sin duda el estilo directo, el lenguaje soez en algunos momentos y la dureza de lo acontecido a Henry Chinasky me han fascinado.

hace 4 meses
10

Historia de la vida misma desde los bajos fondos, dura y cruel. El último capítulo es brutal a la par que real.

hace 6 meses
9

Totalmente recomendable, lectura terapéutica para esos momentos en los que parece que todo sale mal y se hace difícil avanzar. Una dosis del cinismo que desprende la obra de Bukowski y como nuevo...

hace 1 año
8

Solo recuerdo haber leído de Bukowski, y hace años, “Cartero”, que en su momento me gustó, pero hace tiempo que quería leer en orden cronológico su serie de novelas protagonizadas por Henry Chinaski, de quien se dice que es el alter ego del autor. “La senda del perdedor” es la primera de ellas, y abarca su infancia y adolescencia hasta su primera juventud.
Describe la vida de Henry Chinaski, un niño solitario que crece en un barrio pobre de Los Angeles, entre la discriminación de sus compañeros de colegio y las palizas y el desprecio del padre. De pequeño sus padres no le dejan jugar con otros niños porque son pobres y ellos aún aspiran a ser ricos. Adolescencia, instituto, amigos, peleas, explosión de acné, escarceos sexuales, inquietudes literarias y alcohol, mucho alcohol. Una infancia dura y un adolescente desubicado en el mundo que le rodea. La novela termina al poco de que el protagonista deje la universidad, sin objetivos ni porvenir.
Narrada en primera persona, con el trasfondo de una época difícil (la Gran Depresión), retrata la azarosa vida del protagonista. Con un lenguaje en ocasiones soez, es una novela brutal, ácida y corrosiva, que se engloba dentro del llamado “realismo sucio”, del que el autor fue uno de sus representantes más destacados.
Me ha gustado mucho, no solo la historia en sí, sino también el estilo directo y conciso, los buenos diálogos y algunas frases memorables. Y en especial me encanta el cinismo e ironía que destila todo el texto, que no puedes evitar reír a pesar de las circunstancias que cuenta. En mi opinión, una novela autobiográfica entretenida y muy interesante, que ayuda a entender la controvertida personalidad del Bukowski adulto. Muy recomendable.

hace 2 años
8

Es bastante bueno. Narra la vida de Henry Chinasky alter ego de Bukowski desde su infancia hasta los veinti algo años. Tiene detalles bastante sórdidos. Merece la pena si te sientes identificado con el personaje.

hace 2 años
8

Narra la primera etapa de la vida de Chinaski, un adolescente que lucha para sobrevivir en una sociedad borracha y ausente de ilusiones .En la que para prosperar se refugiará en la única persona de confianza, en si mismo...

hace 3 años
9

Para fans totales de Bukowski, yo empecé por Cartero y desde entonces he leído todo lo que he podido del autor. Un estilo muy personal pero muy al turrón, sin florituras, poniendo las cartas encima de la mesa desde el minuto uno.

hace 3 años
8

Bukowski, en su libro "La Senda del Perdedor" se refleja por medio de Hank (henry Chinaski) en una brutal y directa manera de relatar su historia, Bukowski nos muestra esa cara norteamericana en la época de la gran depresión, su infancia cruda, un entorno familiar carente de unión, afecto, hermandad, paz entre otros valores, su pasaje por las primeras etapas escolares hasta llegar a la universidad, un contexto en el cual debió con el paso del tiempo mostrarse fuerte, insensible, arrogante, desinteresado y poco optimista, una enfermedad de acné que marcó su adolescencia y si unimos esto con lo que tuvo que pasar con los maltratos de su padre, los abusos de sus compañeros y la marginalidad que vivió a causa de ese padecimiento en su rostro y su cuerpo, podremos entender el por qué de la manera de pensar de Chinaski, el por qué de su vida carente de objetivos o ilusiones, aferrada al alcohol, a unos pocos amigos, a algunas peleas callejeras y esa certeza que jamás ninguna mujer se fijaría en él, es un relato crudo, fuerte, pero a la misma vez sincero, sin ser pretencioso Bukowski nos permite entender la juventud de ese entonces en Los Ángeles, la sociedad estadounidense en crisis y la llegada de la segunda guerra mundial. Aunque en el libro, como lo dije anteriormente, hay mucha crudeza, también hay pasajes de humor e ironía fantásticos, lo cual hace mucho mas amena la lectura y al final en ciertos aspectos terminas sintiéndote identificado con su alter ego "Henry Chinaski".

hace 3 años
8

Bukowski tenía una manera de escribir muy personal y directa, continuamente propina puñetazos al lector, que se siente desde la primera página partícipe del trágico camino que sigue su protagonista, álter ego del propio escritor.

hace 3 años
8

Su lectura no deja indiferente. De escritura directa, describe críticamente las crudezas a las que se enfrenta el protagonista en su etapa de niñez y adolescencia, desde su visión hostil de la sociedad que le ha tocado vivir. Su escritura hace que el lector se meta con gran facilidad en el papel del protagonista, también en los momentos en que se buscan la ironía y la sonrisa.

hace 3 años
9

Un libro muy crudo, interesante desde la historia de vida narrada por el personaje hasta la forma en que el contexto familiar y social le afecta y lo convierte en un ser desesperanzado, sin expectativas de nada. Lo disfruté, pero me agotó emocionalmente en varias ocasiones.

hace 4 años
7

Bukowsky danza a tu alrededor como un boxeador furioso, lanzando al aire sus bocanadas de palabras. No le importa alcanzar tu mandíbula, pero ¡ay cuando lo hace...!

hace 4 años
8

Aunque Bukowski es crudo, sórdido y agresivo siempre, en este libro en especial se nos muestra el origen de su personaje. Solo leyendo esta novela, se comprenderá su posterior actitud cuando llega a ser adulto, ya que su infancia y juventud está llena de desgracias y miserias, que le hacen vivir la derrota por todas las partes de la vida.

hace 5 años
7

Novela en la que se muestra la crudeza de crecer en un entorno violento, desde los compañeros del colegio hasta tu propio padre. Una obra llena de reflexiones que te marcarán para siempre.

hace 5 años
9

Una historia desgarradora; un personaje principal indiferentemente fuerte ante sus propias desgracias y "mala -muy mala- suerte".

hace 6 años
8

Retrato zafio, fiero, crudo y descarnado, de la noqueada América de la Gran Depresión y comienzos de la Guerra. Chinaski -o mejor dicho, Bukowski- rememora sus penosos años de infancia, adolescencia y juventud, con esta ácida y corrosiva novela. La tierra prometida es un hediondo saco de mierda por el que pululan padres brutales, madres pasivas, matoncetes de barrio, débiles lameculos, y sufridos supervivientes sin recursos que no creen absolutamente en nada. La parada del bus sólo conduce a la oficina del paro, a una universidad precaria, al aislamiento individual, y a la botella como fatal compañera de infortunios y problemas. Francamente extraordinaria, y sumamente adictiva.

hace 6 años
7

Merece la pena para una introducción al personaje (Bukowski-Chinaski). Acierta con algunas reflexiones sobre la niñez y la adolescencia enmarcada en esos bajos fondos, con un lenguaje soez y reincidiendo en los temas que impactan en la juventud: el aspecto físico, los colegas, las peleas, el alcohol, las chicas, el deporte, etc.

hace 6 años
8

Todo en la vida (una sociedad, una persona, un pasado...) tiene dos caras: una 'buena' o 'agradable' y lo opuesto. Ninguna parte es mejor que la otra, simplemente se conjugan para completar la realidad que nos rodea. La pluma de Bukowski es la herramienta más eficaz e increíblemente precisa para detallar esa parte 'desagradable' de la realidad, ese realismo sucio, o lo que algunos llamarían 'la puta realidad'. En esta obra, Bukowski nos muestra en el fondo del telón unos EEUU a principios y mediados del siglo XX (crack del 29, II Guerra Mundial, la expansión de los totalitarismos, hundimiento del Pearl Harbour, recesión económica, paro, pobreza...) con un personaje principal, Chinaski, su álter ego, cuya vida está marcada por el signo de la desgracia, los vicios, la falta de cariño y las contradicciones de una sociedad sumida en la pobreza producto de la Gran Depresión que no quiere asumir su condición material y económica (ésto último personificado en su padre que, estando en paro, se iba cada mañana temprano de su casa para que sus vecinos creyeran que tenía un empleo). Es un libro que nos hace gozar la fatabilidad, que tiñe la realidad más turbia de un atractivo que sólo puede crear este maestro de la escritura universal.

hace 7 años
9

Un libro de un perdedor que disfruta de serlo, que se acepta y no le importa absolutamente nada, escrito con una sencillez y un lenguaje audaz.

hace 7 años
8

Mi segundo ejemplar del escritor y una vez más me sigue convenciendo para volver a elegirle, su frivolidad y su deslenguada desverguenza no me deja indiferente y siempre quiero probar una vez más.

hace 8 años