LLAMADME ALEJANDRA FREIRE, ESPIDO

Nota media 6,75 Bueno 7 votos 5 críticas

Resumen

Premio Azorín 2017. Como si fueran figuras de ajedrez, la familia Romanov se prepara en silencio para un nuevo traslado. Alejandra, la zarina, sueña con ver a sus cuatro hijas casadas. Tras la abdicación del zar, ya no tiene grandes pretensiones para su pequeño Alexis, más allá de una vida tranquila y alejada del mundo. Echa de menos a su amigo Rasputin, el hombre que más la comprendió después de su amado Nikki. En su última morada y sin más que hacer que esperar su liberación, Alejandra satisface la curiosidad de sus hijas por su pasado. De esa manera reconstruye una vida marcada por la desgracia; pero también plena de felicidad porque el amor que se profesaron ella y Nikki, y que transmitieron a sus hijos, fue el bastión que los mantuvo unidos y fuertes hasta su trágico final.

5 críticas de los lectores

Rusia, 1918. La familia Romanov vive recluida en Ekaterimburgo, en la profunda y helada Siberia, lejos de sus seres queridos y amigos. Corren tiempos convulsos y la revolución está en pleno auge.
Mientras el nuevo gobierno decide el futuro del país, Alejandra, última zarina de todas las Rusias, rememora en su diario los momentos vividos tanto en su Alemania natal, como en su nueva patria por matrimonio. Veremos a través de sus ojos no solo el esplendor engañoso de la corte rusa, sino también la ansiedad de una madre hacia su hijo enfermo, el futuro de sus cuatro hijas adolescentes y una fe que a veces le llevará por caminos dudosos y desconocidos y que, finalmente, la conducirán hasta un misterioso y subyugante Rasputín.
Como siempre ocurre a lo largo de la historia, hemos podido ver los conflictos bélicos y políticos desde diferentes prismas gracias a la literatura y los medios. Por un lado los vencedores y, por el otro, los vencidos; o bien la realeza y la alta sociedad en un lado, y sus súbditos en el otro, que pueden ser de naturaleza burguesa o, los más desgraciados, provenientes de la pobreza más absoluta. El relato de Freire se centra esta vez en la perspectiva real, ajena a la desesperación de un pueblo hambriento y sin trabajo, que empieza a preguntarse por qué su “padrecito” zar les ha abandonado y les ha dado la espalda cuando más necesitaban de él.
Espido Freire nos ofrece un desgarrador relato de la vida de Alejandra Feodorovna, la mujer que pasó a la historia como la última zarina, portadora de una terrible enfermedad, conocida como la enfermedad real, y como la benefactora del monje Rasputín. Aún sin dejar de ser un diario ficticio, Espido Freire nos presenta a una monarca que, a pesar de la suntuosidad y los excesos de la realeza, no dejó de ser esposa y madre devota, temerosa de Dios y con una fe inquebrantable. Esta fe será la nota más conmovedora de la autora, el único consuelo que les quedará a una familia arruinada y abandonada sin nada más que esperar que su fin o una milagrosa liberación. (Diana Arrufat, 26 de enero de 2018)

hace 9 meses
7

Muy buena calidad narrativa

hace 4 semanas
4

Solo valen la pena las últimas 20 páginas.

hace 5 meses
8

Leí hace poco, sobre el mismo tema, El testigo invisible y me gustó bastante. Esta novela me ha gustado más aún, al subjetivarse toda la historia en una de las protagonistas principales que vivió en sus carnes todo aquello. He leído alguna reseña que dice que es un retrato aséptico de la zarina, pero a mí no me lo ha parecido. En mi opinión, transmite muy bien los sentimientos que tiene hacia su familia, y a pesar de la vida lujosa en la que está inmersa, esos sentimientos prevalecen sobre otras cuestiones más materiales.

hace 9 meses
8

Lo que a primera vista parece una biografía centrada en la vida de la última zarina de Rusia, se convierte en una historia relatada en primera persona, que narra la desgraciada vida de Alexandra Feodorovna, asesinada junto a su familia tras la caída de la monarquía rusa. Para los amantes de la historia, este libro aclara muchos conceptos y nos acerca, un poco más, a la trágica historia de la última zarina: la relación que tenía con sus seres queridos y con su gran amigo, Rasputín. El estilo de Espido Freire, como siempre, es impecable, todos los detalles están esmeradamente cuidados y el perfil de la zarina está perfectamente elaborado, de manera que te transporta a la corte rusa de la mano de la propia protagonista; sus sentimientos, sus miedos, su felicidad o su desgracia... son algunas características importantes que transmite al lector y le hace sentir lo que ella sintió desde que se desposa con el zar hasta que conoce que su fin está cerca. La recomiendo, sin duda.

hace 11 meses