Resumen

Flush es un cocker spaniel de orejas largas, cola ancha y unos «ojos atónitos color avellana». A los pocos meses de su nacimiento es regalado a la famosa poetisa Elizabeth Barrett. Flush se convertirá en su compañero inseparable y, posteriormente, en el cómplice de sus amoríos con el poeta Robert Browning, aunque primero debe superar la animadversión y celos que siente ante su afortunado rival... Virginia Woolf relató la historia del perro de Elizabeth Barrett con rigor biográfico, recreando una época tan impresionante como la victoriana y consiguiendo una de las obras más deliciosas de la literatura contemporánea. Como señala Quentin Bell, Flush no es el producto específico de un amante de los perros, sino una narración construida a partir del esfuerzo de ver el mundo a través de la mente de un perro, un mundo dominado por los olores, las fidelidades y los deseos caninos.

1 críticas de los lectores

8

Se trata de una obra corta, de lectura rápida y amena, en la que Woolf se erige en biógrafa de Flush, el perro de la poetisa Elizabeth Barrett. No se trata de una obra de ficción y sorprende lo bien documentada que está, con citas textuales incluso, como si se tratara de la biografía de un personaje histórico. Woolf relata la vida de Flush desde que era un cachorro y nos muestra el mundo a través de sus ojos y, sobre todo, de su sentido del olfato. Incide mucho en la complicidad con su dueña, lo que hace de ella una obra muy tierna y de grata lectura. Imprescindible para los amantes de los perros.

hace 5 años