Resumen

Tras un accidente de tráfico, Allie y Nick despiertan en un frondoso bosque. Necesitarán un tiempo para comprender que se encuentran en un lugar conocido como Everlost. Un mundo inquietante, donde los nombres se desvanecen como cualquier otro recuerdo, donde si uno olvida que tiene los ojos azules, puede que se le vuelvan rojos o donde cada día puede convertirse en una repetición del anterior. Pero ¿qué ha pasado con sus vidas? ¿En qué se han convertido? ¿Qué hacen allí? Tal vez sean como monedas caídas de canto. Lectura recomendada a partir de 12 años.

3 críticas de los lectores

9

Terminado. El final es espectacular. La prosa de Shusterman en este libro es excelente, aunque en este aspecto, me gustaron algo más los dos libros de la saga "Desconexión" que hay en España; especialmente el primero. En "Everlost" he visto, en diálogos y algún detalle más, pasajes menos trabajados. Cierto es que hay considerar que es una novela juvenil; más infantil que "Desconexión", y tampoco una gran laboriosidad en las acciones de los personajes ayuda en la agilidad de lectura, cuando esta es muy ostentosa. Me he quedado con gana de conocer como continúa la trilogía, así que, espero poder saciar mi interés pronto. De cara a conocer a Neal Shusterman, para un adulto, tal vez lo mejor sea leer "Desconexión", pero si se tiene ocasión de leer "Everlost" no se debe de desaprovechar. Máxime si ya se ha leído "Desconexión", o se es un adolescente todavía. Me ha parecido una muy buena novela de ciencia ficción que combina a la perfección elementos de fantasía.

hace 5 años
7

Aunque debo reconocer que es mas infantil que juvenil (al menos así me lo pareció a mí) el libro cumplió con su cometido de mantenerme entretenida. Ameno, curioso y encantador, aunque no apto para quienes no les guste este género

hace 6 años
8

Si necesitas una lectura amena,facil de leer y totalmente subrrealista, este sin duda es tu libro!
rapidamente te encariñas con los personajes incluso con los k se suponen k son malos y no puedes evitar soltar alguna risita de vez en cuando.

hace 8 años