Resumen

Desde que el psicópata Julian Hirtmann le envió el corazón de Marianne dentro de una caja de cartón, el comandante Martin Servaz ha permanecido internado en un centro para policías, luchando por sobreponerse a un golpe tan atroz. Necesita descanso y, sobre todo, recuperar las ganas de vivir. Sin embargo, un día Servaz recibe por correo la llave electrónica de una habitación de hotel en la que un año antes una artista se quitó la vida de una forma sobrecogedora. Intrigado por los motivos que han llevado al misterioso remitente a contactar con él, Servaz contraviene las órdenes de guardar reposo y decide investigar por su cuenta. Al mismo tiempo, la periodista radiofónica Christine Steinmeyer encuentra en su buzón una misiva anónima perturbadora: la carta de una suicida, primer paso de un acoso sin tregua que continuará con llamadas amenazadoras, extorsión e intimidación sexual; una serie de agresiones que la sumirán una pesadilla que podría arrebatarle la cordura. Conforme Martin y Christine se ven envueltos en situaciones cada vez más extrañas, las claves para resolver este misterio inexplicable surgirán en sitios tan dispares como las óperas clásicas de desenlaces trágicos, un diario desgarrador o en el corazón de la industria aeronáutica, basada en Toulouse. Ante estas circunstancias, dos personas en un estado mental extremadamente frágil no tendrán otra salida que plantar cara a sus demonios más íntimos y a un enemigo perturbado dispuesto a todo por hacerse con el control de sus vidas.

4 críticas de los lectores

9

“No apagues la luz” de Bernard Minier es ese tipo de novela que te deja sin aliento. Thriller psicológico de tal intensidad que tienes que detener constantemente la lectura para tomar aire y reducir tus pulsaciones cardíacas. “No apagues la luz” es la tercera novela de una saga policíaca que protagoniza el comandante de policía Martin Servas. Yo no he leído las primeras (“Bajo el hielo” y “El círculo”), aunque esta semana las busco, pero les puedo decir que no es necesario leerlas antes. La novela arranca con Martin Servas recluido en un centro de reposo para policías, luchando por sobreponerse del impacto que le provocó un asesino serial, cuando le envió el corazón de su gran amor, dentro de una caja de cartón; en plenas fiestas navideñas, el comandante recibe del correo una llave electrónica que da acceso a la habitación 117 de un hotel donde tiempo atrás una mujer se quitó la vida. Paralelamente, el mismo 24 de diciembre, la periodista radiofónica Christine Steinmeyer, también encuentra en su buzón un anónimo que le alterara su existencia: la carta de una suicida. Éste es el primer paso de un acoso sin tregua ni sentido aparente, que se manifestará de muy diversas maneras —llamadas amenazadoras, allanamiento de morada, extorsión, agresión sexual…— y pondrá patas arriba su vida personal y laboral. En pocos días se encontrará inmersa en una historia de terror para la que no encuentra explicación. Con este escalofriante punto de partida, el autor nos sumerge en una historia llena de escenas angustiosas y de violencia física y mental, con una narrativa de gran fuerza, con un ritmo vibrante, donde la trama y la intriga no decae nunca, manteniéndote en un estado de angustia, tensión y nerviosismo como les comentaba líneas arriba. Debo decirles que “No apagues la luz” es uno de los mejores thriller que he leído.

hace 11 meses
8

Atrapa desde las primeras páginas,angustioso y perturbador .Buena novela de intriga.La recomiendo.

hace 1 año
6

Una novela de intriga que, si bien tiene ingredientes para atrapar al lector, no llega a ser lo que pretende.

hace 3 años
8

Genial!!! Tea atrapa desde la prímera página. No podrás parar de leer.

hace 4 años