Resumen

Tras el pseudónimo literario de Jeremias Gotthelf (1797-1854) se esconde Albert Bitzius, pastor de la iglesia protestante, cuya vida estuvo dedicada por completo al servicio de su comunidad, desempeñando un cargo público. Albert Bitzius, el hombre, pasó sus días en un pequeño y apartado escenario suizo, pero el escritor que fue Gotthelf traspasó con sus obras las fronteras del pequeño valle del Emme, convirtiéndose en uno de los más importantes representantes del realismo en lengua alemana. Gotthelf mantuvo siempre un vivo interés por todo lo relacionado con las sagas y las leyendas de la región de Berna. Este mundo de la tradición oral y las supersticiones aparece en sus obras en función del presente, en estrecha unión con acontecimientos del siglo XIX, a los que sirve de interpretación. La araña negra es una leyenda, una historia heredada por generaciones sucesivas, de la que Gotthelf se sirve para crear una alegoría mítica de la amenaza del mal, constantemente al acecho, sembrando la desgracia y la muerte en el pequeño mundo ordenado y cerrado de los humanos, al que sólo se consigue vencer tras un acto de entrega cristiana: el ofrecimiento voluntario de la propia vida para salvar la de los demás.

1 críticas de los lectores

8

Es un libro que no conocía en absoluto, pero me ha sorprendido muy favorablemente. Parte de una leyenda típica sobre el demonio, común a casi todas los países de tradición cristiana ( sin ir más lejos, existe una leyenda similar sobre la construcción del acueducto de Segovia ), para convertir en una auténtica historia de terror, especialmente por el modo en que la plaga se ceba en los más jóvenes e inocentes, sin tener en cuenta que no han podido cometer los horribles pecados que justificarían esa brutal venganza. No os lo perdáis.

hace 11 años