SOBREVIVIR A UN GRAN AMOR, SEIS VECES RACIONERO, LUIS

Nota media 6 Bueno 2 votos 2 críticas

Resumen

He aquí un libro a medio camino entre las memorias y el ensayo. A modo de manual para saber lo poco que puede hacerse para neutralizar el dominio femenino, como para conocer sus peculiares astucias en su juego con el hombre. Mi única cualificación para escribir sobre ello arguye Racionero- es que he vivido maritalmente con seis de ellas, lo cual me permitió observar ciertos comportamientos que se repetían. Dado que sólo comencé a percatarme de ello con mi cuarta esposa, llegué a la conclusión de que el común de los hombres, que han tenido una o dos esposas como mucho, se van a la tumba sin enterarse de lo que ellas les están haciendo: luz de gas como mínimo. De las mujeres es por tanto un libro de memorias, porque está construido a partir de la experiencia personal, y un testimonio generacional, porque al autor le tocó vivir en España y en los Estados Unidos las épocas de inflexión años 60 y años 70- de las relaciones entre hombres y mujeres, en las que se perdieron los referentes históricos. Impregnado de un impagable sentido del humor, sereno y acerado a un tiempo, este libro se lee de un tirón. El gran bagaje intelectual de Luis Racionero hace posible, asimismo, que al entretenimiento de la anécdota vivida le acompañe siempre la referencia histórica, el contexto cultural, el diálogo con grandes nombres de la tradición intelectual de nuestro tiempo.

2 críticas de los lectores

4

El autor se aleja en esta obra de algunos de sus ensayos críticos,creativos(a veces) y concienzudos, para dar paso a un libro de memorias que se estructura en dos partes,.En la primera trata de esbozar un estudio acerca de las relaciones amorosas entre hombres y mujeres haciendo especial incapie en el género femenino ,amparándose en sus propias vivencias.En la segunda detalla sus propias experiencias en relaciones sentimentales a lo largo de su vida, y es aquí donde comienza el galimatías, ya que en lugar de utilizar nombres propios llama a Los mujeres por letras consecutivas a,b,c,d,e,f,g.Y este es el mayor error ya que no solo por la malsana curiosidad del lector por tratar de escudriñar el nombre real de las mismas, sino porque el relato adquiere tintes surrealistas:””Fui a ver a A, pero por aquella época me veía con C en otra casa, a pesar de que con B ya no había química”.Y así durante 100 páginas.Un engendró.

hace 3 meses
8

Divertidisimo.Lo que muchos piensan y no se atreven a decirlo.

hace 8 años