Resumen

Si Juego y distracción —recientemente reeditada por Salamandra— supuso un paso de gigante en la incipiente carrera de James Salter, Años luz, publicada ocho años más tarde, en 1975, significó claramente su consagración como uno de los grandes maestros de la literatura norteamericana del siglo XX. La escritura diáfana, leve y luminosa de Salter nos asoma al interior del matrimonio de los Berland, cuya vida transcurre entre Manhattan y una vieja casa al norte de Nueva York. Allí, en una suerte de paraíso natural, rodeados de prados y con vistas al río Hudson, Viri, arquitecto al que le apasiona su profesión, y Nedra, una mujer de marcado carácter y una rara elegancia, disfrutan de los paseos, las cenas con amigos y los incontables momentos de sosiego dedicados a jugar con sus dos hijas. Sin embargo, detrás de esta apariencia idílica, el lector descubre las finas líneas de fractura que asoman en la superficie y se van convirtiendo en grietas hasta que, finalmente, desfiguran el paisaje sin posibilidad de reparación. El amor difuminado por el paso del tiempo, como gran protagonista, aguarda a los personajes para envolverlos en una luz final, vespertina, sin retorno. Años luz traza con exquisita sensibilidad los límites y contradicciones de ese estado evanescente de plenitud y bienestar que llamamos felicidad y que anida en lo más profundo de todo ser humano.

4 críticas de los lectores

7

Me ha gustado. Me ha parecido una prosa que no descansa, no hay tregua, cada palabra, cada párrafo, todo tiene peso en la narración. No hay paja, no sobran descripciones, todo en su justa medida, sin exceso y sin concisión. He disfrutado leyendo esta novela. Con todo, también creo que a los personajes les falta "chicha", pasión... aunque quizá este sea uno de los temas en cierto modo, la fata de pasión.

hace 1 año
7

"Años luz" es una buena novela sobre el paso fulgurante de la vida, el desengaño conyugal, el crecimiento de los hijos, y la quimérica búsqueda de la felicidad. Salter es un escritor diáfano, regio y sin dobleces, que sabe utilizar en todo momento una prosa sencilla, efectiva e impecable. Pero a sus personajes les falta algo: La verdad es que no crearon en mí ninguna empatía, se me antojaron demasiado fríos, circunspectos o alejados. A pesar de esto, la narración no deja de ser una buena reflexión sobre el mundo de la pareja y sus fisuras: sus cuotas y sus cuitas. Y es que como ya dijera en su día Sabina en una canción de "Física y Química": "El agua apaga al fuego y al ardor los años"...

hace 3 años
10

Este es el segundo libro que leo de este autor. Tambien me ha gustado mucho. Me ha parecido un libro exquisito y muy delicado. un prosa tan bien cuidada, personajes inolvidables, pero sobre todo el tema de la labilidad del tiempo. Tendre que poner mas atencion a este escritor.

hace 4 años
10

Esta novela me ha impresionado especialmente por la asombrosa narrativa de James Salter. Su capacidad de describir de manera prodigiosa con frases cortas, como cortadas a cuchillo, un caleidoscopio de paisajes, personajes y sentimientos, me ha dejado maravillada. “Años luz” es una novela para saborearla, para paladearla despacio como las exquisitas comidas que la pareja protagonista comparte a menudo con sus amigos, y en las que reconocemos en el autor a un hombre culto, viajero y sibarita. La historia, que va dando saltos a lo largo de veinte años de la vida de una pareja aparentemente perfecta, puede parecer frívola, pero resulta todo lo contrario. El autor nos enamora a cada momento de la protagonista y de su entorno, pero no duda en mostrarnos sus luces y sus sombras, mientras nos envuelve en la delicadeza y poesía que impregna su poderosa y exuberante narrativa, para dejarnos con la mágica sensación de haber leído algo sublime. Comprendería que esta novela no entusiasme tanto a todo el mundo, pero a mí me ha dejado sin aliento.

hace 5 años