ANHELO DE RAÍCES SARTON, MAY

Nota media 7,67 Muy bueno 3 votos 1 críticas

Resumen

«En aquel primer fin de semana establecí el rito de la cena. Cuando me sentara a la mesa, tenía que haber flores; debía haber una botella de vino y que la mesa estuviera puesta con esmero, como por el mejor sirviente. Un libro abierto para poder leer, el equivalente a la conversación civilizada para un solitario. Todo estaba preparado como para recibir a un invitado y el invitado de la casa iba a ser yo.»En la década de los cincuenta May Sarton compra una casa de campo del siglo XVIII en Nelson, Nuevo Hampshire. Siempre había soñado con la casa ideal y con una nueva vida en ella. Anhelo de raíces son sus memorias sobre cómo compró esa primera casa y sobre los primeros diez años que vivió en ella: las alegrías y las penas de la jardinería, las personas que fueron a visitarla y su rutina diaria como escritora. También nos habla de ese proceso tan intenso y personal de transformar una casa en un hogar; pinta las paredes de blanco para captar la luz y busca el tono preciso de amarillo para la cocina.En esta «casa viva» descubre la paz y la belleza, trabaja en el jardín, excelente metáfora de la vida fuera de él, y no deja nunca de escribir.Son páginas llenas de belleza e iluminadas por sus reflexiones sobre la amistad, el amor, la naturaleza y su universo creativo.

1 críticas de los lectores

8

Qué delicia. He intentado alargar el libro lo máximo posible leyendo solo un capítulo al día y aún así me ha sabido a poco. Es un libro para degustar lentamente, para pararte en cada detalle, para leer y releer. Es mi primera obra de la autora, donde relata sus vivencias en Nelson (Nueva Inglaterra) desde que decide instalarse allí tras comprar una casa en la década de los 50. Nos va describiendo la reforma de la casa, la mudanza, los vecinos del pueblo, las visitas de amigos que recibe, los distintos obstáculos que se va encontrando con el paso de cada estación, el jardín, los animales.... Pero además también hace reflexiones sobre su familia, su trabajo, el paso del tiempo, la soledad.... Me ha parecido una maravilla en general, pero es que hay ciertos capítulos y fragmentos que enamoran. Cada vez me entusiasma más la literatura costumbrista, rural, estacional.... Encantada de que este libro me haya acompañado los primeros días de la primavera. "A partir de mayo, estoy deseando levantarme para ver lo que ha ocurrido desde la noche a la mañana, porque uno de los goces de un jardín es que siempre le está sucediendo algo; no es estático, nunca un día entero. Salgo a las seis y media, o a veces antes, todavía en pijama y abrigada, para echar un vistazo antes de desayunar."

hace 2 meses