MUJERCITAS DE GUERNICA FERNÁNDEZ TXASKO, OLGA

Nota media 8 Muy bueno 1 voto 1 críticas

Resumen

Inspirada en hechos reales, nos sumerge en el terrible bombardeo de Guernica durante la Guerra Civil Española y sigue la historia de Blanca y sus tres hermanas, que pierden todo lo que conocían en aquel 26 de abril de 1937 en el que los aviones no tuvieron piedad con el pueblo de Guernica. Entre los escombros no solo dejaron sus posesiones, sino también sus sueños.

Tras perder a su madre y creer que también habían perdido a su padre, en medio del caos y la destrucción, estas jóvenes valientes tienen que luchar por sobrevivir y enfrentar el desarraigo emocional que la guerra implica, viéndose forzadas a un exilio que les lleva a Francia, hasta que logran volver a su ciudad natal, Vitoria.

La novela nos muestra cómo el horror y la incertidumbre pueden afectar a la mente y el espíritu humano, pero también nos enseña la importancia del amor, la familia y la amistad como un bálsamo en momentos de dolor y desesperación.

La autora nos envuelve con una prosa emotiva y cuidada, que nos hace sentir como si estuviéramos allí, junto a estas mujeres, experimentando su dolor y su esperanza. Descubrirás la fuerza de la resiliencia humana y cómo el amor puede ser la clave para superar momentos difíciles.

1 críticas de los lectores

Ya antes de empezar la lectura llama la atención el título, que nos recuerda la famosa obra de Louisa May Alcott. Pero el paralelismo no se queda solo en el título, porque Olga Fernández Txasko escribe la historia de cuatro jóvenes, también hermanas, como esas primeras “mujercitas”, y que, al igual que ellas, parte de su juventud transcurre durante la guerra civil, en nuestro caso la española. La autora se inspiró en la vida de su abuela y sus hermanas para escribir esta novela. A raíz de esa fuente original, crea una obra de ficción realista y verídica, basada en unos hechos históricos que marcaron a los que los sufrieron y a las generaciones posteriores.
Blanca es la protagonista y narradora principal. Es la segunda de cuatro hermanas, que viven con sus padres en Vitoria, en casa de la abuela paterna. Pero una oferta laboral hará que la familia se traslade a Guernica, donde vivirán felices y con mayor libertad. Una alegría que pronto se truncará en tristeza y preocupación. Las noticias de la guerra y la agitación popular van in crescendo, hasta el terrible día de abril de 1937 en que la devastación llega a Guernica. Un hecho dramático del que todos hemos leído y visto imágenes en numerosas ocasiones; no obstante, leer esa parte de la historia narrada en primera persona toca la fibra y vuelve a emocionar al lector.
Me gustaría destacar la ambientación de la novela, especialmente la parte histórica, que plasma una serie de acontecimientos de la guerra civil y refleja, a través de las vivencias que atraviesan las protagonistas, las circunstancias que tuvieron que sobrellevar miles de personas, como el dolor por la pérdida de los seres queridos, el exilio indeseado y la incertidumbre sobre el futuro.
Los personajes están bien perfilados y diferenciados. Así, pronto vemos como es Blanca, la hermana protagonista, la que, a pesar de no ser la mayor, con su personalidad y fortaleza mueve a la familia cuando esta se encuentra desvalida. Es muy interesante analizar su gran capacidad de resiliencia, cómo, a pesar de que las adversidades la golpean una y otra vez, marcando su carácter y despojándola de aquello que más quiere, incluso de sus sueños e ilusiones, consigue levantarse y seguir adelante.
La portada de la novela, con el dibujo de cuatro expresivos rostros femeninos, me ha parecido muy acertada y simbólica. Narrada en primera persona, lo que la hace muy cercana al lector, Mujercitas de Guernica es un emotivo viaje al pasado, una historia de supervivencia que daría para comentar mucho más, pero no es mi intención destripar la trama. A pesar del dramatismo que conlleva, la autora rescata la vida de su “amama” en un relato lleno también de solidaridad, amistad y bondad. Y, sobre todo, es una lectura amena y absorbente que te hace soltar alguna lágrima. (Esther Rodríguez, 2 de junio de 2023)

hace 8 meses