Resumen

Nadie sabe dónde y cuándo se originó, pero una plaga se ha extendido por todas partes. Los médicos la llaman «Trichophyton draco incendia»; los demás, escama de dragón, una espora que marca la piel de los contagiados con manchas negras y doradas antes de hacerles estallar en llamas. Y no hay antídoto. La enfermera Harper Grayson está embarazada y ha visto a centenares de pacientes arder... o los veía antes de que el hospital se incendiara. Ahora sólo puede fijarse en las marcas que han empezado a recorrerle la piel. Mientras todo a su alrededor se ve envuelto en el caos por la enfermedad y los grupos que pretenden exterminar a los contagiados, Harper coincide con un misterioso desconocido que deambula entre los escombros con indumentaria de bombero y las marcas de la espora. Sin embargo, no arde. Es como si hubiera aprendido a usar el fuego a modo de escudo para las víctimas... y de arma contra los verdugos.

4 críticas de los lectores

5

Realmente el libro fue perfecto hasta el inicio del desenlace. Todo lo pintoresco de ese mundo caótico comenzó poco a poco a volverse predecible y sin sustancia. Destaco mucho la creatividad y los pasajes en donde el fuego cobró vida, y dibujó tantos matices que es difícil no sonreír ante aquella idea. El final muy muy predecible

hace 1 año
9

Esta titánica novela del autor de "El traje del muerto" e hijo del maestro del terror es un muy buen ejemplo de como debe ser un libro de miedo y suspense. Una historia apocalíptica que aunque tiene algunos altibajos en la narración si posee unos muy buenos personajes, que les vemos evolucionar con el paso de las páginas, algunos de buenos a malos y otros de tipos corrientes a locos. Una lectura agradable e interesante.

hace 1 año
4

Con un comienzo muy similar a los de su padre, de esos que presentan a los protagonistas y se centran por completo en sus vidas sin meterse de lleno en la historia conviertiéndolo todo en un "dramón" carente de interés. Así comienza la historia. El nivel es bajito, flojo y monótono en general, no pierdes la esperanza de que fluya la chispa y la acción como bien acostumbrados nos tiene este escritor, pero no, ¡el libro bien gordo que es! y no, no hay apenas acción por ningún lado y te da la sensación de que toda la historia en sí es una copia de una serie muy conocida por todos sobre zombies, pero en este caso los infectados son los protagonistas con un virus diferente que les provoca otros efectos, pero al final todo es muy similar. Cuesta seguir leyendo porque no aporta nada interesante ni tiene una trama amena y decepciona mucho hasta el punto de tener tentaciones de abandonarlo y todo este sentimiento por que el listón siempre lo he tenido muy alto en este escritor y al final ha logrado decepcionarme. Pero no desistiré.

hace 1 año
8

Joe Hill es hijo de Stephen King y aunque lo ocultó por muchos años se nota y mucho, tanto en la temática de sus libros como en la manera de escribir. Dicho esto, este libro no es una mera imitación barata de King, sino que tiene una calidad próxima a las obras de su padre, e incluso superior a alguno de sus títulos menos afortunados. Partiendo de una premisa que no parece muy original (enfermedad contagiosa que se propaga a nivel mundial) y recuerda a muchas otras historias (entre otras Apocalipsis del propio King), el matiz de la espora incendiaria aporta un elemento interesante y que el autor sabe explotar muy bien a lo largo de un libro que aunque largo (más de 800 páginas) se devora rápidamente por su ritmo intenso y trepidante. Acostumbrados a las historias de virus y zombies donde los que no están afectados son los héroes, aquí se nos muestra lo contrario, la lucha por la supervivencia de los infectados y los problemas que surgen en la convivencia entre ellos mismos. Lectura entretenida y recomendable para los aficionados a las historias de King y de la literatura fantástica en general.

hace 1 año