Resumen

Sedaris se va a la playa, en la costa de Carolina, para intentar desconectar de todo, pero no puede huir de sí mismo. Ni de su familia. Ni de su trabajo. Ni de su adicción a la pulserita que le cuenta los pasos. Ni del suicidio de su hermana. Ni de su padre de derechas. Ni de Donald Trump. ¿La única solución? Reírse de sí mismo y de sus miserias como catarsis necesaria para seguir viviendo. Según The Guardian, el diario británico más prestigioso, «David Sedaris es el rey indiscutible de la literatura humorística». Y Calypso es su obra definitiva, la que contiene toda su risa, toda su melancolía. Chistes escatológicos con una prosa digna de Dorothy Parker, animales acomplejados, fantasmas alcohólicos y toda la ternura del mundo. Un libro sobre ese instante en el que te das cuenta de que tu vida tiene mucho más pasado que futuro. Y echas la vista atrás, mientras sonríes.

1 críticas de los lectores

8

Cuando tu vida tiene más pasado que futuro, como la mía, y cuando formas parte de una familia numerosa, como la mía, es fácil encontrar puntos en común con Sedaris. No todos, obviamente. Está claro que su nivel económico dista mucho del mío, no tengo casa en la playa en la costa este de Estados Unidos, ni cottage en Sussex ni me puedo ir de compras locas a Tokio. Tampoco es un libro con el que estar riéndote constantemente, como había leído por ahí. Pero es divertido. Y a veces es lo que una necesita. Aunque a veces Sedaris sea absurdo o directamente gilipollas (lo de guardar el tumor para dárselo de comer a la tortuga, por ejemplo), a mí me ha hecho reír al menos en un par de ocasiones. Mención aparte merece el capítulo en el que va de compras por Tokio. Gastarse ese dineral en ropa espantosa (él mismo dice que es horrible) y luego racanear con ONG o en la campaña presidencial de Hillary Clinton, o simplemente, viendo cómo está el patio mundial, escribir un capítulo que podrían haber escrito las Kardashian... pues no... Sobra, le hace parecer mezquino y derrochador. En fin, un libro desengrasante. Además me lo he leído en papel y me encanta ese tacto de los libros de Blackie Books.

hace 2 meses