LOS INGRATOS SIMÓN, PEDRO

Nota media 8,47 Muy bueno 16 votos 8 críticas
  • GéneroNarrativa
  • EditorialESPASA
  • Año de edición2021
  • ISBN9788467060867
  • ISBN digital9788467062649
  • Idioma Español

Resumen

«Nos rezaban que cuatro esquinitas tenía mi cama y que cuatro angelitos nos la guardaban, pero mi cama por lo menos tenía cinco. Y uno de ellos era una señora de campo que pinchaba cuando te daba un beso».

1975. A un pueblo de esa España que empieza a vaciarse llega la nueva maestra con sus hijos. El más pequeño es David. La vida del niño consiste en ir a la era, desollarse las rodillas, asomarse a un pozo sin brocal y viajar cerrando los ojos en el ultramarinos. Hasta que llega una cuidadora a casa y sus vidas cambiarán para siempre. De Emérita, David aprenderá todo lo que hay que saber sobre las cicatrices del cuerpo y las heridas del alma. Gracias al chico, ella recuperará algo que creyó haber perdido hace mucho.

Los ingratos es una emocionante novela sobre una generación que vivió en aquella España donde se viajaba sin cinturones de seguridad en un Simca y la comida no se tiraba porque no hacía tanto que se había pasado hambre. Un homenaje, entre la ternura y la culpa, a quienes nos acompañaron hasta aquí sin pedir nada a cambio.

8 críticas de los lectores

8

Una historia entrañable de un niño en sus últimos años de la infancia y principio de la pre-adolecencia y su cuidadora, una mujer sorda y viuda, que perdió su hijo pequeño, renaciendo sus sentimientos a su hijo en la persona de Daniel, el niño al que cuida. Todo ello en el ambiente rural de un pueblo con sus pintorescos personajes, y en una época de cambio de los años 70. Una infancia muy de la época con sus descubrimientos, sentimientos, carencias y crueldades entre niños. Un mundo entre dos personas llenas de sentimientos, y como al final la distancia y el tiempo lo borra todo, ley de vida. Retrata muy bien como eran las cosas en esa época, y como las vivíamos. Muy buena historia, afectuosa, recomendable. Bien escrita.

hace 2 semanas
7

Sencillo, pero te sacude por dentro.

hace 1 mes
9

¡Que bueno! Me ha encantado. He vuelto a mi infancia, al pueblo donde crecí y a mi Eme particular, que era mi Lali. Creo que nadie me ha querido tanto… Emotivo y delicioso.

hace 1 mes
10

MAGNÍFICA y EMOTIVA novela, mientras la leía me ha arrancado sonrisas y una vez que se termina te deja un poso de tristeza que remueve la conciencia. De lo mejorcito que he he leído últimamente. Recomendable al 100 x 100

hace 1 mes
10

Muy recomendable, una historia preciosa y muy emotiva, muy bien narrada. Alguna q otra lagrimilla se me ha escapado leyéndola.

hace 2 meses
9

Muchísimas gracias a mi hermana por esta recomendación. A veces sucede que, 1 de cada 20 libros que leo me llega hasta la médula y me recuerda que el camino de la lectura merece siempre la pena, aunque esos otros 19 libros no nos remuevan. Porque para mí, la lectura no es sólo un mero divertimento, sino que también además de divertirme aspiro a que me ayude a crecer, conmoverme, abrirme los ojos. Mejorar en definitiva. Quizás por mi carácter tengo apego a los libros que tienen que ver que ver con pueblos, la niñez, los sentimientos… En resumen, la vida entendida con la mirada de un niño. Y en ese sentido este libro no tardó en atraparme. Y lo hizo cuando muy al principio del libro el autor, en la descripción del pueblo dice “a las seis de la tarde ya era de noche. Una noche cerril y triste, sin vuelta de hoja. Todas las oscuridades se parecen, pero ninguna como la de un pueblo remoto justo después del ocaso de diciembre". Desde ahí me sentí atrapado, y el libro no tiene ninguna caída en cuanto a intensidad: todo él es una increíble interpretación de la vida a los ojos de un niño, y por lo tanto, una interpretación cargada de lógica, honestidad e inocencia. Está lleno de frases y aforismos que no puedes evitar subrayar. Como traca final, el libro tiene una última parte con la que he disfrutado mucho. Una última parte en la que empieza a aflorar la ingratitud, primero muy a lo lejos, como un punto en el horizonte, y luego ya sin ninguna delicadeza, con una consciencia hiriente. Porque la ingratitud es como esa especie de moho que por pereza no limpias desde el principio y acaba estropeando algo que deberías haber cuidado. Es una obra tremendamente necesaria en un entorno en el que cada vez predomina más el exigir que el agradecer, en el que cada vez parece que tengamos menos tiempo para dar las gracias, en el que señalamos mucho los errores pero alabamos poco los aciertos y las buenas intenciones, en el que a veces parece que, paradójicamente ser agradecido es sinónimo de débil. He visto una entrevista en la que el autor dice que le encantaría que “el libro se regalara como un modo de decir te quiero a alguien". Yo así lo haré. GRACIAS PEDRO SIMÓN (y a mi hermana).

hace 3 meses
8

Entrañable historia por la España de principios de los 70, a través de los ojos del niño protagonista. Me ha encantado todo: la historia, la manera de narrar, la nostalgia por un estilo de vida sencillo, austero, que era el que había tocado vivir. Un descubrimiento.

hace 5 meses
7

Buena historia de una familia, que por la profesión de la madre, maestra, la van destinando a diferentes pueblos, y en uno de ellos, cogen a una señora a cuidad de sus hijos y surge el cariño entre esa mujer y el hijo pequeño. Muy emotiva.

hace 5 meses