LAS FLORES DE HIROSHIMA MORRIS, EDITA

Nota media 8 Muy bueno 3 votos 2 críticas

Resumen

Edita Morris nos relata con dulzura y mucho sentimiento las diversas facetas y aspectos del drama de las víctimas de Hiroshima a través del personaje principal y protagonista de la novela, Yuka, una joven esposa, madre, hija y hermana de alguno de aquellos seres sacrificados o afectados posteriormente por los efectos derivados de la explosión atómica.Es un libro muy hermoso que vale la pena leer para acercarnos a ese ámbito inconcebible de sacrificio y dolor gratuito. Mundo en el cual unas personas se ven sumidas fortuitamente por razones, conflictos no implícitamente propios y, posteriormente, en aras del interés del resto del colectivo al cual pertenecen son, una y mil veces más, nuevamente sacrificados, bien mediante el olvido, o la no reivindicación de sus derechos, o la no persecución ni castigo de los ejecutores de su mal.

2 críticas de los lectores

7

Para mí: Interés: 6'5 Género Drama: 7 Descripciones: 8 Acción: 7 Personajes: 7 Tema: 7 Trama: 7 Nota media : 7 - No es mi género favorito, pero me llamó la atención la falta de rencor, aceptación e incluso sumisión de las víctimas. No me cuadra con la imagen de los japoneses y no sé hasta qué punto la autora retrata con fidelidad la larga posguerra nuclear, aunque, eso sí, los personajes son coherentes.

hace 11 años
8

Es un libro ameno, bien escrito, con un aire de dulzura y resignación. Pero también con un grito ahogado "Nunca más Hiroshima". No se centra en el momento del lanzamiento de la bomba nuclear, sino en algo que pasó desapercibido para la mayoría de los mortales. A los quince años del mayor atentado que se ha producido nunca, las víctimas viven escondidas, avergonzándose y ocultando sus secuelas, en un gueto, fuera de la nueva población que forma la nueva Hiroshima. Ese es el condicionante que EEUU impone para que el mundo no conozca la real magnitud del impacto y reciban subvenciones. Las secuelas físicas son muchas pero las psicológicas son incluso más profundas. No es una novela agresiva a pesar del tema, más bien llama la atención esa forma que tienen los orientales de tomarse la vida, de responder ante los conflictos, de seguir disfrutando del sol y de cada nuevo esqueje que florece lleno de vida. Una novela muy recomendable en todos los aspectos.

hace 12 años