UNA TEMPORADA PARA SILBAR DOIG, IVAN

Nota media 7,97 Muy bueno 30 votos 8 críticas

Resumen

«No cocina, pero tampoco muerde.» Así comienza el anuncio en el que Rose Llewellyn, una viuda de «buenas costumbres y disposición excepcional» se ofrece en el otoño de 1909 como ama de llaves; la frase capta de inmediato la atención de Oliver Milliron, un viudo con tres hijos y poca maña en las tareas domésticas, que la contrata para poner un poco de orden en su casa de Marias Coulee, Montana. Y así comienza también la inolvidable temporada que Rose y su hermano Morris, un dandi sabelotodo, pasarán en este pueblo de granjeros. Cuando la maestra local se escapa con un predicador, Morris se verá obligado a aceptar su puesto; sus particulares métodos de enseñanza marcarán para siempre a los jóvenes alumnos de la escuela rural. Ni ellos ni la familia Milliron ni el pueblo de Marias Coulee volverán a ser los mismos tras la llegada de Rose y Morris.

8 críticas de los lectores

5

En la América rural y profunda de 1910, un granjero viudo con tres hijos pequeños busca ama de llaves para la llevanza de su casa tras el fallecimiento de su mujer. Poco tiempo después, una viuda responde al anuncio en prensa y llega al lugar acompañada de su hermano, quien comienza a ejercer como maestro de la escuela unitaria del diseminado. Narrado en primera persona por uno de los tres niños, ya adulto, y convertido en un cargo de la administración educativa de mediados del siglo XX en los Estados Unidos, la novela adolece de un ritmo lento pese a lo prometedor de su arranque. Sin una trama concreta hasta que la obra encara su final, una sucesión de estampas bucólicas con vivencias de fondo de los protagonistas sirve para acompañar las lecciones de moral a los lugareños por parte de la institutriz y su hermano. De fondo, la labor educativa de las escuelas unitarias en el mundo rural. Como punto fuerte (al contrario de lo ocurre en las buenas novelas, donde el placer estar en leerlas de principio a fin), el final. Unas pocas indagaciones hacen que se descubran datos sobre el pasado y la identidad esos dos nuevos habitantes de la aldea que dejan al lector en el impacto de ver cómo a veces quien da lecciones no tiene autoridad moral para ello. www.antoniocanogomez.wordpress.com

hace 2 meses
9

La novela nos traslada a Marias Coulee, un pequeño pueblo de colonos en el oeste americano, en el estado de Montana, en 1909. La familia Milliron, padre con tres hijos, cuya hogar se encuentra bastante descuidado desde el fallecimiento de la madre un año antes, decide responder a un anuncio en el periódico en que una viuda, que “no cocina, pero tampoco muerde”, se ofrece para trabajar como ama de llaves. La llegada de Rose significará un antes y un después, no solo para los Milliron.
El narrador de la historia es Paul Milliron, el hermano mayor, que casi 50 años más tarde, y como superintendente escolar, recuerda con nostalgia aquellos tiempos pasados.
En mi opinión, es una novela amena, entrañable y por momentos divertida, que plasma el modo de vida de los colonos y que se centra, sobre todo, en los pequeños Paul, Damon y Toby y sus aventuras diarias, que son una delicia de leer. Son situaciones cotidianas que en estas páginas adquieren una dimensión universal. Una trama bien construida, bellas descripciones y con personajes tan bien perfilados que uno se siente como si se encontrara allí, uno más entre ellos.
También es muy destacable el papel que se da a las escuelas rurales, en particular a las de aula única, como la de Marias Coulee. En este sentido, el papel de Morris Morgan, un personaje singular, es fundamental en la historia.
Me ha gustado mucho y no puedo más que recomendar su lectura fervientemente.

hace 2 años
10

Aquí no engaña la contraportada, como sí ocurre en otros libros . Plasma certeramente lo que vamos a encontrar con su lectura. Principios del siglo XX, estado de Montana, familia de viudo con tres hijos, reaparición del cometa Halley y, lo más importante a mi entender, la escuela rural y su nuevo, inesperado y desconocido maestro. De los mejores libros que recuerdo haber leído y que, como otros quizás más conocidos (Matar un ruiseñor; Un árbol crece en Brooklyn; Mi árbol de naranja lima.....) recrea fielmente una época, un ambiente y unos personajes plenamente reconocibles, incluso para los que jamás estuvimos allí. Lo recomiendo.

hace 3 años
9

Excelente

hace 3 años
8

Lo recomiendo.

hace 7 años
9

Esta novela me encantó. Trata sobre la vida de unos niños en la agreste y salvaje Montana. Bien narrada y bien construida, me recuerda mucho a "Tom Sawyer" o a "Huckleberry Finn". Y es que tiene mucho de Mark Twain; al que en un momento dado se hace referencia. No dejéis de leerla, os sorprenderá.

hace 8 años
7

Una historia sencilla enriquecida bellamente con buena prosa, excelente para esos momentos que quieres alejarte de tu cotidianidad atendiendo a algo inteligentemente concebido

hace 11 años
10

No hacen falta grandes tragedias ni cataclismos para crear un buen libro, solo hay que anhelar la buena literatura y transferir ese sueño al papel. Esa es la impresión que me ha dejado este libro.

hace 11 años