NO ME TAPES EL SOL. Cómo ser un cínico de los buenos INFANTE, EDUARDO

Nota media 4,5 Malo 2 votos 1 críticas
  • GéneroEnsayo
  • EditorialARIEL
  • Año de edición2021
  • ISBN9788434433410
  • ISBN digital9788434433472
  • Idioma Español

Resumen

¿Por qué tanto ensañamiento con el cinismo? Porque el cínico cometió el terrible pecado de señalar al idealismo con el dedo y gritar: «¡El rey va desnudo!». Desde entonces, los maestros de la filosofía los ignoran, los silencian, los tergiversan, los caricaturizan o directamente los descalifican para que su mensaje quede oculto. Platón defendió la existencia de un modelo eterno, perfecto e inmaterial de hombre al que debemos someternos. Pero Diógenes se ríe de esta teoría y busca por las calles de Atenas, con una linterna en pleno día, ese hombre ideal. Platón define al ser humano como «un animal de dos pies y sin plumas», y los académicos que lo escuchan admiran su sabiduría. Mientras tanto Diógenes sale a la calle, toma un gallo, le quita las plumas, lo tira al suelo de la elitista escuela y le dice a Platón: «Aquí tienes a tu hombre». Este se niega a debatir con Diógenes y lo trata siempre de loco. A partir de ese momento, los idealistas siguen la actitud del maestro.

1 críticas de los lectores

8

Un repaso a la escuela filosófica griega cínica, que a pesar de tratar de pensamiento filosófico está muy bien expuesto y resulta bastante ameno e interesante. Los cínicos fueron filósofos que ya en su época estuvieron apartados del resto de ciudadanos ya que por sus ideas, y más que nada por su formas de vida, que resultaban bastantes opuesto a la sociedad griega. Su máximo creador fue Aristines, discípulo de Sócrates, y su más conocido filósofo Diógenes. La definición de cínico no tiene nada que ver con la definición actual del término. Y el actual síndrome de Diógenes no tiene nada que ver con la vida y semblanza real de este filósofo

hace 7 meses