Resumen

Un hombre de unos cincuenta años, en evidente estado de confusión, ha sido encontrado en una playa y trasladado a un hospital psiquiátrico. Se trata de Silvano Landi, escritor de éxito, que parece no discernir la realidad de la ficción: dibuja compulsivamente dos imágenes recurrentes —una estación de servicio y un gran árbol desnudo— y está obsesionado con el hallazgo de las cartas que su bisabuelo Mauro, soldado durante la Primera Guerra Mundial, escribía a casa desde las trincheras, convencido de que algún día volvería junto a su mujer y su hijo. Así pues, las dos historias, el presente de Silvano y el pasado de Mauro, se entrelazan y se convierten en unahistoria, el esperado regreso a la novela gráfica del genial Gipi, el autor más admirado de Italia y uno de los talentos más relevantes de este género a nivel mundial.

1 críticas de los lectores

Cuando un autor como Gipi nos introduce en una historia, podemos estar seguros de que esta será cualquier cosa menos banal y que dejará una huella en los lectores que quieran adentrarse con atención en sus páginas.
Unahistoria se centra en Silvano Landi, un escritor que cae en una crisis esquizofrénica, por lo cual le recluyen en un manicomio. Junto a la suya, se entremezcla la historia de su bisabuelo, que sufrió en sus carnes los rigores de la carnaza humana en las trincheras de la Primera Guerra Mundial.
Pero cualquier sinopsis o resumen es estéril. Lo verdaderamente remarcable de Unahistoria es su poderoso pulso narrativo, su simbolismo y el cuidado despliegue gráfico que nos ofrece. El miedo por el paso del tiempo, la obcecación en los mundos ficticios, la enfermedad, la incomunicación... grandes temas universales cobran presencia en sus páginas. Y el dibujo, que oscila entre trazos de tinta negra arremolinados y —hermosísimas— acuarelas difuminadas, impresionistas, termina de redondear Unahistoria. Es una historia oscura, desasosegante, pero que en última instancia cumple lo que debería cumplir toda obra artística de calado: hacernos sentir y dejarnos un poso. (Carlos Cruz, 6 de abril de 2015)

hace 3 años