Resumen

Imaginemos la larga silueta de un joven. Es un detective privado prodigiosamente dotado para la observación y la deducción lógica, misántropo, adicto a las drogas y experto en química y en las ciencias forenses de la época. Así mismo, es un gran maestro en el arte del disfraz y sus audaces hazañas son narradas por su amigo y confidente, un médico. Otro doctor aterroriza y fascina por igual a nuestro héroe. El joven se ve involucrado en un caso de asesinato cuando su vecino, Jean-Louis Guérin, es acusado de haber envenenado con arsénico a su señor, el banquero Bréhat-Lenoir. Contrariamente a las apariencias, este retrato no es el de Sherlock Holmes, ni tampoco nos referimos al Dr. Watson o al Dr. Moriarty. El retrato describe al héroe de la novela «Maximilien Heller», publicada en Francia en 1871, casi dos décadas antes de que vieran la luz las primeras investigaciones de Sherlock Holmes en 1887.

1 críticas de los lectores

Los paralelismos entre Maximilien Heller, el protagonista de la novela homónima, con Sherlock Holmes, son apabullantes: ambos son detectives de corte privado, que basan su eficacia en un razonamiento deductivo a prueba de bombas; ambos son adictos a las drogas, sobre todo como alivio a una actividad intelectual febril; y ambos delegan su confianza en un médico que asiste al desarrollo de su labor detectivesca, y que son a la postre los que narran el caso.
Pero no es Maximilien Heller una copia de Sherlock Holmes, sino una versión previa del célebre detective inglés, aparecido unos años antes y que, gracias a su éxito al momento de su publicación, más que posiblemente tuvo Conan Doyle en su mesilla.
Maximilien Heller no tiene, quizás, un acabado tan redondo como las aventuras de Sherlock Holmes, y Cauvain se queda a cierta distancia de Conan Doyle. Pero sigue siendo una novela policíaca y de aventuras más que estimable, con una trama sólida y bien urdida que no deja espacio para el aburrimiento y mantiene al lector atento al caso desarrollado. Y gracias a eso, y a su condición de precursor de Sherlock Holmes, es una novela que se lee con mucho agrado e interés. Y la envoltura de la editorial dÉpoca, primorosa, hace de Maximilen Heller un objeto que gusta mucho tener entre las manos, aumentando el placer. (Carlos Cruz, 13 de agosto de 2015)

hace 3 años