DÍAS PARA SER GATO ZUAZUA GIL, PEDRO

Nota media 8 Muy bueno 1 voto 1 críticas
  • GéneroNarrativa
  • EditorialDUOMO
  • Año de edición2022
  • ISBN9788417128524
  • ISBN digital9788418538919
  • Idioma Español

Resumen

Después de afirmar con rotundidad que en su casa no entraba un gato, Pedro adoptó a la pequeña Mía. Confiado, aseguró –incluso con mayor rotundidad– que un segundo gato era imposible.

Cuatro años después, Atún, un precioso gatito de pelo blanco y gris, cruzaba el umbral de su hogar. Con su carita de no haber roto un plato, estaba a punto de poner patas arriba la apacible rutina de su nueva familia. Los tres –Mía, Atún y Pedro– empezaban una nueva vida.

En estas divertidas historias, Pedro narra la maravillosa experiencia de compartir la vida con dos pequeños tigres. Un sinfín de anécdotas y relatos sobre el mundo felino para aprender a ser un poco más gatos. Falta nos hace.

1 críticas de los lectores

Pedro Zuazua, el asturiano que afirmaba rotundamente que en su casa no entraría un gato, lleva cuatro años conviviendo con Mía, una gata (nada) común europea.
Comparten piso en relativa armonía y Pedro asegura que adoptar un segundo gato es imposible. Lo dice con total convicción, pese a que se le parte el alma cada vez que tiene que dejarla sola por motivos de trabajo.
Como os podéis imaginar, llegó el “donde dije digo, digo Diego”. Y Atún, un precioso gatito con cara de no haber roto un plato en su vida, llegó a casa y puso patas arriba la rutina de su nueva familia.
Días para ser gato es la novela que nos cuenta cómo llegó Atún a las vidas de Mía y Pedro, entre muchas otras cosas.
Al igual que en la novela anterior, hay decenas de anécdotas divertidísimas. Mía sigue siendo una gata elegante y con ideas muy claras de lo que su “Karen” particular puede o no puede hacer, pero Atún es arena de otro costal…
En primer lugar, porque quiere copiar todo lo que hace su hermana mayor, para desesperación de Mía, que ve invadidos todos y cada uno de sus rincones favoritos. Y, en segundo lugar, porque Atún, a diferencia de Mía, es un “gato lapa”; algo muy tierno que adoramos todos los que vivimos con un gato, pero que también conlleva algún que otro inconveniente.
El autor, director de comunicación del diario “El País”, no solo nos habla de sus dos gatos, sino que comparte con el lector muchas de sus vivencias personales. En especial sus conversaciones por WhatsApp con Vero, una gran amiga, que debería escribir su propia versión de la historia.
Un libro muy divertido, escrito con mucho cariño y que hará las delicias de todo aquel que ame a los gatos. Algo que me gusta especialmente, tanto de esta novela, como de la anterior, es que el autor refleja la realidad de vivir con un gato; algo que tiene momentos maravillosos y otros que te sacan de quicio y que hay que tener muy en cuenta antes de adoptar un gato. ¡No son peluches! Por muy monos que nos resulten en los vídeos de Instagram.
El último capítulo del libro me ha parecido especialmente emotivo y también el consejo que pone el punto final al texto: “Seamos más gatos y no esperemos a hacernos mayores”.
Una novela que os recomiendo leer porque os hará reír, os emocionará y os hará querer más a vuestros gatos, si los tenéis. Y si no los tenéis, seguro que ese “en mi casa no entra un gato”, empieza a perder contundencia… (Ana García, 8 de julio de 2022)

hace 4 meses