Resumen

La vida de Jack McEvoy, un periodista especializado en crímenes atroces, sufre un vuelco cuando muere su hermano, un policía del Departamento de Homicidios. McEvoy decide seguir el rastro de diferentes policías que, como su hermano, presuntamente se suicidaron y dejaron una nota de despedida con una cita de Edgar Allan Poe. En realidad todo apunta a que murieron a manos de un asesino en serie capaz de burlar a los mejores investigadores.

3 críticas de los lectores

3

No puedo recomendar que se pierda el tiempo con más de seiscientas páginas que no acaban llevando a ningún lado. Una novela mala de solemnidad que se alimenta de detalles tan pueriles como poco imaginativos.

hace 2 años
8

Un libro adictivo que no puedes parar de leer. De lo mejor de Michael Connelly

hace 6 años
10

Hacia tiempo que no me lo pasaba tan bien leyendo un libro. El psicópata que comete sus crímenes de acuerdo a una pauta pseudo-intelectual-cultural y lógica es el McGuffin hitchcokiano posmoderno. Ha sido repetido hasta la saciedad e imitado hasta el hartazgo, pero la sombra de Jack el Destripador es alargada. El psicópata es a la literatura negra lo que la McRoyal Doble con queso a la comida rápida: un clásico. Me lo he pasado de maravilla. Los policías y los periodistas siguen pistas falsas, fracasan y todo sucede ante nosotros con un extraño realismo. Me gustó mucho una reseña de Publishers Weekly acerca de este libro que venía a decir algo parecido a que el lector debía contener el aliento para estar a la altura de las circunstancias. Desde luego que sí. Pero, cuidado, Connelly es una droga muuuuy adictiva.

hace 9 años