Resumen

El libro narra el nacimiento del Estado de Israel en 1948, tras la cruenta lucha entre árabes y judíos. A lo largo de sus páginas, el lector vive los acontecimientos codo a codo con sus protagonistas: los británicos, las tropas de Abdel Kader y de la Legión Árabe, los combatientes de Irgún y del grupo Stern, y los agentes secretos de las distintas facciones en pugna, y descubre, entre otras cosas que, antes de que estallara el conflicto, ambos pueblos vivían en armonía e incluso compartían los mismos barrios. Lapierre y Collins construyen un vasto fresco histórico desbordante de aventuras, drama, amor y heroísmo. Oh, Jerusalén se ha convertido así en una obra clásica y en un texto clave para entender por qué Israel sigue siendo, medio siglo después de su fundación, una de las zonas más conflictivas del planeta.

4 críticas de los lectores

8

El inicio pone en contexto histórico la diseminación del pueblo de Israel por el mundo. Hechos históricos narrados de manera amena e interesante. Lo recomiendo plenamente.

hace 1 año
7

La creación del Estado de Israel: ni unos son tan malos ni los otros son tan buenos. ¿Quién fue primero, la gallina o el huevo? O, entre todos la mataron y ella sola se murió. Y por lo que leo en el resto de las críticas de los lectores, yo he leído otro libro. Hay que leer sin ideas preconcebidas y sin intoxicaciones partidistas, y nada mejor que eso, la lectura.

hace 2 años
6

La primera mitad es lenta y se hace monótono. Luego parece que coge ritmo. Bastante objetivo

hace 4 años
6

Interesante crónica novelada de la mayor (pero no la única) injusticia de la postguerra mundial y las llamadas Naciones Unidas, que fue el robo de la trierra de los palestinos para regalar a los "pobres judíos" un país al que no tenían derecho. Explica de manera sencilla y amena la aparción del cáncer de Oriente Medio, el estado de Israel, narrando los primeros pasos del genocidio del pueblo palestino practicado por quienes se quejaban de haberlo sufrido. Sería buena su lectura por parte de algunos que necesitan conocer la historia como fue y no como la cuentan algunos interesados en perpetuar la injusticia.

hace 10 años