EL PARAÍSO PERDIDO de John Milton AULADELL, PABLO

Nota media 8,5 Muy bueno 2 votos 1 críticas

Resumen

La célebre obra maestra de John Milton, es uno de los principales poemas épicos de la literatura universal, en la línea de las dos grandes epopeyas homéricas o la Divina Comedia. Su autor, John Milton (1608-1674), acaso el último de los grandes poetas barrocos ingleses, compuso un largo poema narrativo en doce cantos o libros (los mismos que tenía la Eneida) cuando ya se había quedado ciego, lo que lo emparentaba todavía más con Homero. Como es bien sabido, la obra pone en juego la historia paralela de una doble caída, la de Satán (a quien la ira divina precipitará a los abismos más alejados del Cielo, a las dolientes profundidades sobre las que el ángel caído reinará por toda la eternidad, herido en su orgullo y tramando una venganza sin fin) y la de Adán y Eva (que se verán expulsados del Paraíso terrenal y arrojados a la mortalidad, a un mundo habitado ya por la ruina, la finitud y el pecado). Así, el ángel rebelde provoca la perdición de la nueva criatura (que habrá de llevar siempre en sí esa doble naturaleza, angélica e infernal) y abre un nuevo tablero de juego para su eterna disputa con Dios. La adaptación que realiza Pablo Auladell es impresionante en todos los sentidos: tanto por el pulso narrativo que demuestra al verter en viñetas el largo poema de Milton, como en el apartado puramente gráfico (que sabe articular lo evocador, lo grácil, lo grotesco, todos los tonos celestes e infernales de la obra). Auladell sabe honorar el acierto de Milton a la hora de presentar a un Satán que, aunque caído y maldito, en su orgullo y en su rebeldía, no ha perdido la dignidad.

1 críticas de los lectores

El propio planteamiento de esta obra nos dice de entrada, y a las claras, que no nos encontramos ante algo convencional: una novela gráfica que trata de adaptar El paraíso perdido, el gran poema de John Milton que desde su aparición se erigió en clásico indiscutible de toda la tradición occidental.
Cuando me enfrenté al libro, mis impresiones recorrieron una especie de viaje con forma de valle: nada más tenerlo entre mis manos, las expectativas fueron altísimas, al notar al tacto una magnífica edición de Sexto Piso, hermosa, cuidada, de papel grueso y brillante que destacaba el soberbio quehacer pictórico de Pablo Auladell, pues su fuerza entra rápidamente por los ojos; al empezar a leerlo, estas expectativas se bajaron considerablemente ante lo que entendí como torpezas de dibujo, muy manifiestas, sobre todo, en las manos u otros detalles que requieren de la minuciosidad del pincel; pero a medida que la lectura prosiguió, las expectativas intuidas en un principio fueron colmándose.
Los difuminados, la grandiosidad —y desolación— de los mundos del Paraíso perdido, la sugerente capacidad de evocación que tienen todas sus páginas, de un delicado y entusiasta dibujo de perfil renacentista, todo se aúna para una experiencia muy gratificante. Se nota el trabajo a lo largo de varios años que llevó a cabo Auladell, y cierto feísmo que fue el que me decepcionó en los primeros compases de la lectura se descubre muy medido, al servicio de una obra redonda, que refleja en toda su fuerza y fascinación la obra de John Milton.
Pero no esperéis una novela gráfica al uso. Aunque se toma lo más narrativo de el Paraíso perdido —que lo tiene, y mucho—, esta es una obra esencialmente poética, y en relación a ello ha logrado Auladell el mejor de los logros: porque ha mantenido prácticamente incólume esos rasgos poéticos de la obra original. Pintura, narrativa, poesía; El paraíso perdido de John Milton por Auladell una obra de arte que nos regala una experiencia total. (Carlos Cruz, 8 de junio de 2015)

hace 2 años