El japonés que estrelló el tren para ganar tiempo

el japonés que estrelló el tren para ganar tiempo

Una fórmula para dirigir y ser dirigido desde el realismo y el sentido común.

El conductor del tren estaba nervioso, llevaba un minuto y medio de retraso, podía caerle una segunda sanción en un mes. Para ganar tiempo aceleró, descarriló, y se produjo la mayor catástrofe ferroviaria del Japón: más de 40 muertos y cerca de 300 heridos.

La empresa vive una doble vida entre nuestras mezquindades cotidianas y los ingenuos discursos sobre la competencia. El orgullo, la pereza, la rutina no aparecen en los libros, pero pueblan nuestras oficinas. ¿Por qué empeñarse en que los directores tienen que ser empáticos y simpáticos cuando la realidad es que tienden a ser exigentes y algo despóticos? ¿No será que el paradigma desde el que los analizamos no es correcto?

Vivir en la excelencia es vivir en el error. Pensar en la incompetencia es aproximarse a la verdad. Y disponerse con paz a luchar contra ella. No es realista aspirar a ser número uno. No es verdad que si se quiere se puede, ni que lo que no se mide no se puede gestionar. Hay que vivir con holguras, mejorar una habilidad al año, equivocarse y aprender a trabajar lo peor posible. Lo mejor es enemigo de lo bueno es la única verdad empresarial indiscutible.

Con fina ironía, la gestión de incompetentes echa por tierra tópicos tan asentados como la necesidad del cambio o la motivación. Los desmonta, no con un discurso cínico que no deja títere con cabeza, sino que una vez caídos los ídolos, aparece el dibujo original por debajo de las impurezas del lienzo. Dirigir por incompetencias es una forma nueva de ver la realidad empresarial, tan radicalmente nueva y tan real, que no es otra cosa que volver a lo de siempre, aunque hace tiempo que hemos perdido el hábito de reconocerlo. Así, aunque podemos hacer muchas cosas, no podemos hacerlas todas a la vez, y encima bien.

Comparte si te ha gustado:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *