Resumen

Unido a su larga experiencia de abogado penalista en una ciudad compleja y cosmopolita como Berlín, el talento literario de Ferdinand von Schirach dio sus frutos con dos magníficos volúmenes de relatos, Crímenes y Culpa, seguidos de su primera novela, El caso Collini, que ascendieron a las primeras posiciones de ventas en Alemania y llamaron la atención de un público europeo selecto, siempre atento a captar las mejores expresiones del arte de narrar historias auténticas de hondo significado moral. En esta nueva novela, Von Schirach vuelve a desplegar su mirada penetrante y sensible a las turbulencias internas del ser humano y su preocupación por las grandes cuestiones éticas de nuestro tiempo, mientras replantea algunos de los grandes interrogantes de siempre: la validez del sistema de justicia en casos excepcionales, con la consiguiente justificación de transgredir o no la ley vigente. Nacido en una familia aristocrática venida a menos, Sebastian von Eschburg es un niño solitario e introvertido, con una madre que sólo se interesa por las carreras de caballos y un padre alcoholizado y aficionado a la caza, a quien, no obstante, lo une un fuerte vínculo. Con el tiempo, la extraordinaria percepción del color que posee Sebastian transformará al niño sensible y vulnerable en un famoso fotógrafo, un artista internacionalmente reconocido que plasma en sus obras una tormentosa relación entre ficción y realidad, verdad e ilusión. Sin embargo, en un giro inesperado, su vida cambia por completo cuando una llamada telefónica a la policía lo convierte de la noche a la mañana en el presunto asesino de una joven desaparecida.

1 críticas de los lectores

Tabú es uno de esos libros que tras cerrar la última página debe pasar un rato para poder valorarlo. Una sensación extraña recorre tu cuerpo al terminar. No sabes bien si ha sido un hallazgo o por el contrario...
Poco podemos contar sin desvelar nada de la trama. La novela se divide en dos partes bien diferenciadas. La primera, más "poética" en la que se nos cuenta la infancia del acusado, sus orígenes y otras cuestiones que marcan su futuro. La segunda, más realista y con escenas del juicio en el que se decide la suerte del protagonista.
Un libro que te dejará muchas preguntas, que sugiere más de lo que cuenta. No es una novela negra al uso o un relato policial convencional, pero merece la pena darlo una oportunidad y juzgarlo por nosotros mismos. (ARC, 22 de diciembre de 2016)

hace 1 año