LA GUERRA NO TIENE ROSTRO DE MUJER ALEXIEVICH, SVETLANA

Nota media 7,96 Muy bueno 25 votos 5 críticas
  • GéneroEnsayo
  • EditorialDEBATE
  • Año de edición2015
  • ISBN9788499925752
  • ISBN digital9788499926254
  • Idioma Español

Resumen

«Ganadora del premio Nobel 2015 por su obra polifónica, un monumento al sufrimiento y al coraje en nuestro tiempo».
Academia Sueca
Casi un millón de mujeres combatió en las filas del Ejército Rojo durante la segunda guerra mundial, pero su historia nunca ha sido contada. Este libro reúne los recuerdos de cientos de ellas, mujeres que fueron francotiradoras, condujeron tanques o trabajaron en hospitales de campaña. Su historia no es una historia de la guerra, ni de los combates, es la historia de hombres y mujeres en guerra.¿Qué les ocurrió? ¿Cómo les transformó? ¿De qué tenían miedo? ¿Cómo era aprender a matar? Estas mujeres, la mayoría por primera vez en sus vidas, cuentan la parte no heroica de la guerra, a menudo ausente de los relatos de los veteranos. Hablan de la suciedad y del frío, del hambre y de la violencia sexual, de la angustia y de la sombra omnipresente de la muerte. Alexiévich deja que sus voces resuenen en este libro estremecedor, que pudo reescribir en 2002 para introducir los fragmentos tachados por la censura y material que no se había atrevido a usar en la primera versión.
PREMIO NOBEL DE LITERATURA 2015.

5 críticas de los lectores

Svetlana Alexiévich es una periodista y escritora bielorusa, ganadora del Nobel de Literatura en 2015, cuya labor destaca por su reflejo social del horror y el coraje.
En su ensayo La guerra no tiene rostro de mujer, escrito desde la perspectiva de género y de carácter humanista, expone las vivencias de las combatientes soviéticas en la II Guerra Mundial. El título de la obra hace alusión al protagonismo de los hombres que, hasta ahora, ha predominado en los relatos bélicos, atribuyendo a la guerra propiedades masculinas. Lo que Svetlana expone aquí no es una narración de táctica militar, ni de grandes batallas, sino la voz de las mujeres que formaron un contingente imprescindible en la resolución del conflicto.
A partir de 1940 multitud de mujeres, en aras de la Victoria, en defensa de su tierra y en oposición a los alemanes, no titubearon a la hora de presentarse a las oficinas de reclutamiento y llegaron a formar parte de acciones bélicas en distinto grado. Muchas de las testigos se desempeñaron como enfermeras o sanitarias, otras se dedicaron más a cocinar y lavar y hubo algunas que lucharon portando armas, pilotando aviones o desactivando minas. Al hilo de sus actos particulares, aparentemente insignificantes, la intención de la autora es revelar al lector lo que ella llama la “Gran Historia”.
La tarea de estas mujeres no siempre ha sido debidamente valorada, por muchas medallas que se les otorgase. Para los compañeros de su batallón era niñas o mujeres con necesidades especiales, para el resto de la sociedad unas mujeres sin atributos femeninos o, simplemente, las putas del frente. Sin embargo, sus testimonios verifican que, frente al horror, siempre hay un espacio para la vida, en lo cotidiano y en los pequeños gestos tan necesarios para subsistir o para “alegrar” la muerte.
Por todo lo expuesto, La guerra no tiene rostro de mujer me parece una lectura atroz, de alto interés histórico, en definitiva, muy recomendable. (Dolors Martínez, 31 de mayo de 2016)

hace 2 años
9

Excelente libro de testimonios. Las voces de las mujeres soviéticas que sirvieron y lucharon en la II guerra mundial. Los relatos son impactantes, algunos muy duros, no se ahorran momentos horribles, cuesta tragarlos. Pero entre tanta barbarie aún queda sitio para los gestos humanos. La autora dice "no escribo la historia de la guerra, sino la historia de los sentimientos. Soy historiadora del alma" y no le falta razón, hay mucho sentimiento humano en este libro. Si hablamos del punto de vista femenino de la guerra pues no veo grandes diferencias con el masculino, solo pequeños detalles. En lo que se refiere a valor, entrega y sacrificio ambos sexos son exactamente iguales. Sorprende el gran número de testimonios de chicas muy jóvenes, muchas menores de edad, que se presentaban voluntarias exigiendo ir al frente. Claro que esas mujeres eran la primera generación nacida durante el comunismo y tenían fe ciega en el sistema, les rebosaba el patriotismo por las orejas. Un libro necesario. No puedo dejar de admirar el gran trabajo de Svetlana Alexiévich, recopilando cientos de testimonios y conviertiéndolos en literatura.

hace 1 año
10

Un magnífico libro de la preimo Nobel de literatura (merecidísimo premio). Un buen puñado de historias sobre las mujeres que combatieron en el lado soviético durante la segunda guerra mundial. Un punto de vista diferente ya que la mayoría de las veces la guerra es contada por hombres. Un libro muy recomendable que debería ser de lectura obligatoria en las escuelas.

hace 1 año
7

Este libros mezcla ensayo, periodismo y narrativa. Es un testimonio de mujeres que participaron en la segunda guerra mundial. Página que se llenan de vivencias terribles e impactante de lo sufrido por ellas en frente del este. Son testimonios desgarradores, llenos de sangre, enfermedades, amputaciones y muertes. No cabe la menor duda que es muy desgarrador. No es una novela sino que testimonios y como tal todos son tristes. Se reiteran muchos e inclusos algunos no parecen nuevos sino que repetición de otros anteriores. Merece Premio Nobel? sería presuntuoso opinar en ese tópico.

hace 1 año
10

Gano el Nobel y como no sabia quien era y ademas era periodista realmente ni me interese. Es mas, critique el hecho. Meses despues lei un interesante articulo acerca de su obra y esta cobro mi antencion. Me encontre con este libro en la libreria y lo abri por curiosidad, sin ninguna intencion de comprarlo. No pude soltarlo. Es una obra de una belleza y de una crudeza extraordinarias. Dificil de encasillar, pero en mi opinion literatura de la mas alta calidad. Escribe articulos y testimonios que pretenden ser reales, parecen reales, pueden ser leido como si lo fueran, quiza algunos lo sean, pero que es imposible esten desprendidos totalmente de la propia vision e retoques estilisticos de la autora. Genial!!!

hace 2 años