Resumen

La conmovedora historia de amistad entre un joven discípulo y su sensei. Una inolvidable lectura y un canto a la vida así como a la belleza de las cosas. La obra maestra de Soseki en una manga de colección que acerca al gran maestro de las letras niponas a todo tipo de lector.

2 críticas de los lectores

Japón adora el cómic, o manga, como se conoce al estilo de cómic japonés. Y Japón adora Kokoro, la obra cumbre de Natsume Soseki que es, también, uno de los clásicos indiscutidos de la literatura nipona, de inevitable lectura durante el instituto. Lo extraño, en esta tesitura, sería que no hubiera versión manga de Kokoro, por la pasión que hay allí por verter a ese formato casi todo, puesto que es uno de los objetos de consumo más demandados. Con la ligereza propia del formato ilustrado, aquí Kokoro mantiene toda la profundidad de la obra original, incluyendo la magnífica caracterización de sus protagonistas: Sensei, su amigo K y la mujer de Sensei, quienes forman un especial triángulo que el protagonista observa desde la admiración rendida a Sensei, sus propias preocupaciones presentes, y el deseo de desvelar ese halo misterioso que envuelve a la enigmática figura de Sensei.
Y funciona por la facilidad con la cual estas relaciones, a pesar de su intimidad, se deslizan con suavidad a lo largo de las viñetas y las páginas. Una grandísima manera, en definitiva, de acercarse a una obra que tiene ganado su lugar en la historia, a una cultura y al final de una época imborrable de ella: la era Meiji. Y de un modo muy japonés, eficaz y placentero, al mismo tiempo: con su versión manga. (Carlos Cruz, 8 de junio de 2015)

hace 3 años
7

Nagi Yoshizaki adapta al manga la novela homónima de Natsume Soseki. El cómic describe la relación de amistad que se establece entre el protagonista –un joven estudiante universitario en Tokyo- y Sensei, mayor que él y al que considera como su maestro. Se intercalan además en la historia las estancias del estudiante en “casa”, donde su padre está enfermo.
Sensei es un hombre solitario, taciturno y enigmático, que parece ocultar algún secreto tras su actitud resignada y negativa. Pero no será hasta pasado un tiempo, después de pedirle a Sensei una “lección de vida”, cuando nuestro estudiante descubra el pasado de su maestro, con sus sufrimientos y miserias.
Narrada en primera persona, es una historia intimista y profunda, con pocos personajes pero muy bien plasmados, tanto en detalles como las expresiones faciales, como la vestimenta o usos locales de la época.
No había leído antes un cómic manga y desconocía el estilo japonés: la portada es nuestra habitual contraportada, el libro empieza en la última página y se leen, tanto páginas como viñetas, de derecha a izquierda, al revés de lo que estamos habituados; curioso pero fácil de seguir.
La presentación de Quaterni es elegante y muy cuidada. Las ilustraciones -en blanco, negro y grises- son sencillas y bastante expresivas. Me ha sorprendido gratamente la capacidad de transmitir los sentimientos e ideas de los personajes, algo que a priori no parece fácil por el formato, breve y principalmente gráfico.
En resumen, me ha gustado mucho, y si ya hace tiempo que tenía in mente leer la novela original de Natsume Soseki –que se adivina profunda y muy interesante- la lectura de esta adaptación ha reforzado aún más mi intención. Un libro muy recomendable, en especial para amantes del cómic y de las historias típicamente japonesas.

hace 2 años