Resumen

Gustavo Adolfo Bécquer nunca viajó muy lejos. Sevilla, Madrid, Toledo, Soria, algunos pueblos castellanos: ese fue el bagaje aventurero de nuestro más destacado escritor romántico, que situó dentro de esos estrechos límites geográficos la mayoría de sus invenciones. Cuando quería sentirse inalcanzable se trasladaba a la Edad Media, un territorio histórico y, sobre todo, mental que entonces toda Europa reivindicaba como contemporáneo. Sin embargo, y de manera misteriosa, situó tres de sus mejores textos en la India: El caudillo de las manos rojas, Creación (un poema indio) y Apólogo. Esta edición, que las reúne por primera vez separadas del resto de leyendas y poemas del autor, permite visitar la India de Bécquer, que es una India basada en la abundante documentación disponible de su época (que erraba en unas cosas y acertaba en otras y que estaba tan repleta de buenas intenciones como de prejuicios, pero que abrió el camino de acercamiento a esa civilización a las generaciones futuras) y construida a partir de idealizaciones, intuiciones poéticas, imágenes impactantes, sátiras feroces e inolvidables historias inventadas que, tengan que ver o no con el Oriente real, han pasado a formar parte de la gran literatura española de todos los tiempos.