DE REPENTE EL ÚLTIMO VERANO WILLIAMS, TENNESSEE

Nota media 6,8 Bueno 5 votos 2 críticas

Resumen

Autor de obras de teatro intensas y tormentosas popularizadas por versiones cinematográficas inolvidables, como Un tranvía llamado deseo, La gata sobre el tejado de zinc o La noche de la iguana, Tennesse Williams (1911-1983) es uno de los dramaturgos esenciales del siglo XX. En sus obras –a menudo impregnadas de una fuerte y latente tensión sexual–, el foco de la atención se desplazó de las circunstancias sociales de los personajes o su destino predeterminado al análisis de los sentimientos, presentados como el enigma principal al que se enfrenta el ser humano. De repente el último verano gira en torno a la muerte súbita e inesperada del joven Sebastian, protagonista ausente, que desencadena una situación dramática que Williams lleva hasta el límite. Completan el volumen siete piezas dramáticas en un acto, todas ellas espléndidas, que ofrecen un repertorio de las mejores virtudes del autor estadounidense.

2 críticas de los lectores

3

Parece ser que lo mío no es el teatro. Al menos no para leerlo. Me resulta bastante desconcertante la forma sobreactuada en la que se expresan los personajes, pero entiendo que es una característica de este genero. La historia es un poco absurda. Es un drama familiar bastante surrealista, pero al ser teatralizado, hace que por momentos, ciertas acciones parezcan cómicas. Creo que me hubiera gustado más si lo hubiera visto representado, pero como lectura no me ha llamado mucho la atención. A su favor, que es una lectura muy cortita y se lee en un rato.

hace 2 meses
7

Sin llegar al nivel de obras maestras como "La gata sobre el tejado de zinc caliente" o "Un tranvía llamado deseo", Williams cosigue, con esa magnífica forma de escribir: sencilla, a la vez, cruel y violenta, crear en el lector una ansiedad por llegar al punto de origen de la trama, que nos arroja sin anestesia desde el principio de sus obras. Ese juego confuso, con personajes atormentados, frustrados psicológica y sexualmente: una madre acaparadora y sobreprotectora, un hijo homosexual e incapaz de relacionarse con fluidez con el mundo que le rodea, una prima que es la sustituta elegida por Sebastián, para que le sirva de intermediara en sus "excéntricos" contactos sociales, la familia de ésta, voraces chacales a los que únicamente les preocupa su bienestar... Todo ello es, sin lugar a dudas, la marca de la casa de un excelente dramaturgo como Tennessee Williams.

hace 3 años