Resumen

El ser humano, su consciencia, donde han convergido por sus respectivos caminos la ciencia y la filosofía india, ha recuperado toda la dignidad que le robó la física clásica. De ser un ente carente de volición, debido al determinismo, ha pasado a ser configurador de su realidad, un dios en miniatura que pone el último sello a la realidad que vive, por eso la esencia última del universo que busca la ciencia nunca se podrá encontrar en el mundo físico, sino en el propio interior, allí habrá que buscarla. Dada la centralidad de la consciencia, de la atención, tanto en el proceso científico como, sobre todo, en el psicológico a la hora de configurar una realidad entre todas las posibles, este ensayo hace un profundo análisis de la forma en que la autoconsciencia se articula en la mente con la voluntad y los instintos para configurar los estados de ánimo de un ser humano, que siempre dependerán de su actividad social. Por eso se investiga exhaustivamente la conducta humana y las condiciones del bienestar psicológico, incluso de la alta espiritualidad.