DUERMEVELA. Los sueños de María Rodés RODÉS, MARÍA

Nota media 7 Muy bueno 1 voto 1 críticas

Resumen

Maria Rodés es principalmente conocida por su faceta como compositora y cantante. Las singulares letras de sus canciones dan fe de un mundo interior cargado de misterios cotidianos, pequeñas epifanías de andar por casa y una sensibilidad que aúna una vertiente introspectiva con mucho de oscuridad pero que también se abre de manera luminosa a un mundo del que todos podemos sentirnos partícipes. Desde hace varios años, Maria transcribe el recuerdo de lo que sueña cada mañana. Su costumbre se ha ido convirtiendo poco a poco en un asidero del que echar mano para la composición de sus letras. Con el paso del tiempo, estos sueños han ido ocupando más y más páginas de sus cuadernos. Al igual que ocurre con los sueños que no controlamos y que se van apoderando de nuestra vida como una enredadera en un jardín olvidado, éstos han acabado convirtiéndose en un cuento, o en un libro compuesto por muchos cuentos para leer en voz baja. Este libro está lleno de miedos, secretos y deseos seguramente muy parecidos a los tuyos. Lo que cambia son las palabras. Pero como dijo Benjamin, el lenguaje del sueño no está en las palabras, sino debajo ellas.

1 críticas de los lectores

Para quien ya conozca a Maria Rodés en su faceta de cantante y compositora, Duermevela es un pequeño volumen tan agradable como imprescindible.
Son una serie de sueños que la autora fue anotando desde 2010 hasta casi su publicación —uno de ellos plasma sus temores en la presentación de este mismo libro—, con el añadido de una pesadilla primeriza. El modo en que se narran los sueños tiene toda la correspondencia con la música de la compositora barcelonesa: son descripciones límpidas, concisas, con gran predominio de una intimidad amable, donde conviven el lirismo y la expresión personal. Aglutinados de manera temática, se leen tan rápido del tirón como pausadamente regodeando y paladeando cada sueño, intuyéndose la trayectoria vital de la artista —y su subconsciente— detrás de cada uno de ellos.
Esta edición gana, además, con la inclusión de dibujos infantiles de Maria Rodés, toscos, como corresponde a lo infantil, pero también ingenuos, imaginativos y coloridos, ensamblando con acierto el pasado mundo infantil de la autora en el onírico y recogido presente. (Carlos Cruz, 6 de abril de 2015)

hace 3 años