SPIROU POR Y. CHALAND CHALAND, YVES

Nota media - Sin votos 0 voto 0 críticas
No hay información que mostrar

Resumen

Las leyendas del cómic también surgen de los desencuentros. La historia del Spirou de Yves Chaland puede considerarse así, ya que se trata de una obra inacabada por motivos ajenos a su creador. Y da gusto, además, conocerlas o revistarlas con volúmenes tan espléndidos como este. Tan importante es recorrer el Spirou de Chaland, una historia titulada Corazones de acero que desembocaba en un final abierto que nunca tuvo continuación pese a las inmensas posibilidades que tenía, como leer el texto con el que José-Louis Bocquet desgrana toda la historia de amor y desencuentro del creador con el personaje… y sobre todo con sus responsables. Estamos hablando de las dos caras de una misma moneda, una obra y la forma en que se inició y se truncó, un Spirou auténtico y divertido, aventurero e imaginativo, pero uno que no pudo concluirse a pesar de la ilusión que siempre tuvo Chaland por hacerlo. Spirou por Y. Chaland es cómic en estado puro por todo lo que ofrece, por las viñetas de un espléndido creador, pero también por el recorrido histórico que aporta este lujoso volumen, y que aporta muchísima luz sobre el gran momento creativo en el que se encontraba Chaland comparando su trabajo con otros muchos dibujos suyos con los que se acompañan los artículos que rodean a la historieta.
Corazones de acero conjuga con mucha habilidad algunos de los elementos que hacen de Spirou un personaje atractivo. Chaland maneja francamente bien, en primer lugar, los códigos de la ciencia ficción, con el uso de unos robots singulares tanto en su aspecto como en su funcionamiento, para después abrazar con mucho acierto la relación que hay entre Spirou y Fantasio, una de las claves de por qué funciona tan bien el relato y que permite integrar en él algunos de esas vueltas y giros en la historia que parecen alejar de su punto central pero que en realidad lo están enriqueciendo. Ahí encaja muy bien el ánimo de Fantasio de acometer esta aventura, sus posteriores reticencias y las razones finales por las que se acaba lanzando a la piscina sin dudarlo. Chaland logra que todo encaje, incluso una secuencia onírica, y por supuesto el habitual salto entre género que tan bien le sienta al personaje. De la ciencia ficción se pasa al thriller más clásico, con elementos que casi hasta parecen acercarse a El hombre que sabía demasiado de Alfred Hitchcock (no sería de extrañar que fuera un referente real, Francia siempre fue el país que más valoró al mago del suspense). Y la experiencia es tan gratificante que es francamente doloroso llegar al final para dar de bruces con la realidad de no contar con un final para tan genial historia.
El libro incluye las tiras que aparecieron entre los números 2.297 y 2.318 de la revista Spirou, publicados originalmente entre abril y octubre de 1982. Este volumen, Spirou par Y. Chaland, lo publicó originalmente Dupuis en octubre de 2013.