AL ALBA. Una odisea por las culturas perdidas del mediterráneo en la edad del bronce ORTEGA ÁVILA, VICTORIANO

Nota media 7,5 Muy bueno 2 votos 2 críticas
  • GéneroHistoria
  • EditorialAMARANTE
  • Año de edición2022
  • ISBN9788412408041
  • Idioma Español

Resumen

"Al alba" es una novela protohistórica que recorre las culturas de la Edad del Bronce que florecieron en el Mediterráneo en torno al 1600 a. de C., de la mano del joven Mikal que debe huir de su valle situado en el sureste de la Península Ibérica. Huye de su padre que lo ha vendido como esclavo para pagar deudas; y lo hace de la mano de Teseo, un comerciante micénico que le lleva hasta la Creta minoica en su esplendor. Allí conoce a la protagonista femenina, Nausica, la hija de un rico mercader minoico y prometida con Teseo. Todo ello en los meses previos a la gran erupción de la isla de Santorini que destruirá a esta refinada sociedad.

2 críticas de los lectores

Al Alba es una novela que nos muestra las diferentes civilizaciones que surgieron en torno al mar Mediterráneo en la Edad del Bronce. Me encanta la novela histórica y prehistórica. Por eso, cuando vi la oportunidad de leer un libro sobre este período bastante desconocido para mí, no dudé en lanzarme a la aventura.
Nada más abrir el libro, encontramos un mapa de las tierras bañadas por el Mediterráneo, que nos servirá de guía durante la travesía de estas más de 500 páginas. La novela está dividida en capítulos relativamente cortos, encabezados por títulos bastante llamativos. Respecto a la narrativa de Victoriano, es pausada. En ella, las descripciones de los lugares, pensamientos y sentimientos de los personajes, tienen un lugar protagonista. Hay algunos capítulos bastante descriptivos y otros en los que sí encontramos más diálogos. Es un libro para leer con calma y tiempo. Lo mejor de este tipo de narrativa pausada es que te permite conectar mejor con los personajes y el entorno.
Durante todo el libro, nos asomamos a las diferentes culturas, creencias, ritos…que debieron coexistir en la época. Me ha llamado la atención que la sexualidad esté ligada a estos ritos, ya que es un aspecto en el que no suelo reparar cuando pienso en este tipo de historias. Desconozco completamente si esto ocurriría así en la época, quizá en esta Edad del Bronce sucediese como en la Antigua Roma, pero no lo esperaba. Aun así, el libro solamente da alguna pincelada, pero no ahonda en este tipo de temas lo que, particularmente, agradezco.
Sobre la originalidad del contenido, me ha llamado mucho la atención que la mayoría de seres mágicos o divinos en los que creían fuesen mujeres cuando se trata de la tierra (quizá por la importancia que hubo de tener la naturaleza en estas civilizaciones) y hombres cuando se trata del mar (como Poseidón) al igual que los grandes protagonistas humanos de la obra son hombres. Victoriano consigue una novela curiosa con esta dualidad que no me ha pasado desapercibida.
Por último, me gustaría destacar tres aspectos que me han gustado de la novela. En primer lugar, conocer los cambios en el comercio pasando del trueque a la comercialización con metales. En segundo lugar, el hecho de haber podido seguir estas aventuras náuticas y comerciales en las que conocer aquellas civilizaciones que poblaron nuestro entorno y de esta lúdica manera aprender algo más sobre una época que desconocía. En tercer y último lugar, poder conocer a través de los ojos de los habitantes de Micenas cómo pudieron vivir esos días la erupción del supervolcán que arrasó la isla de Thera (actual Santorini).
En definitiva, una novela que recomiendo a aquellos interesados en conocer más sobre esta época de la protohistoria, más que por su trama general, por todos los detalles que nos va desvelando la novela sobre sus gentes, costumbres y creencias, mientras avanzamos en su lectura. (Gloria Mª Martínez Tarazona, 31 de mayo de 2022)

hace 5 meses
9

Hay varias razones para sumergirse en este libro. Una es que desde una novela entretenida viajamos por culturas y una época en la historia de la que hay pocas aproximaciones literarias. Las estanterías están llenas de Roma, Vikingos, etc, pero cuesta contrario historias de culturas como la del Argar en el sureste de la Península Ibérica, los misterios de Malta megalítica, o la romántica visión que tenemos de Creta y Knossos, Micenas o Thera durante la explosión del volcán en Santorini. Otra es despertar curiosidad por estas culturas y al investigar ver que existen los lugares que se mencionan, representaciones de figuras, trajes y costumbres citadas, hasta el punto que acabé leyendo con la wikipedia al lado. Por otro lado, al ser novela no está obligada a la rigurosidad estricta, pudiendo llenar huecos del conocimiento con imaginación para describir rituales, comportamientos y hasta tendencias sexuales, abriendo la mente a nuestros prejuicios culturales a la hora de juzgar otros tiempos. Y finalmente, que es una apasionante novela de aventuras, un viaje iniciático personal y cultural (supongo que de ahí el título Al Alba) por todo el Mediterráneo de la Edad del Bronce, allá por el 1600 ac.

hace 5 meses