Resumen

Ésta es la segunda entrega de la saga de los Perdomo, una familia de Lanzarote obligada a emigrar a tierras sudamericanas. Yáiza Perdomo, una joven de insólita belleza, posee un don sobrenatural para "aplacar las bestias, aliviar los enfermos y agradar a los muertos". Uno de sus hermanos mata al hijo de un poderoso terrateniente, y los Perdomo tienen que huir precipitadamente de la isla en una frágil embarcación. Tras terribles peripecias, llegan a las costas venezolanas y se consideran a salvo. Sin embargo, tendrán que enfrentarse a las dificultades de una nueva vida en un mundo desconocido, agravadas por el extraño hechizo que la joven Yáiza ejerce en los hombres... Con esta trilogía -integrada por Oceáno, Yáiza y Maradentro- Alberto Vázquez-Figueroa consigue una saga plena de aventuras y hondo perfil humano.

2 críticas de los lectores

7

Después de leer Océano, este segundo libro se vuelve un tanto predecible. Aunque es importante tener en cuenta que la obra no es actual, por tanto, ya se ha escrito y, sobretodo, ya hemos leído muchas historias similares que nos permiten especular con seguridad acerca de la evolución de la trama, de un posible y acertado final. Lo que destaca sin lugar a dudas de la trilogía es la calidad de Vázquez Figueroa combinando palabras, todo un genio del arte literario.

hace 7 años
8

Narra como nadie los instintos humanos, como escapar de las guerras,como se vive el mundo de la corrupción en Venezuela, y la radiografia de la fauna venezolana con sus costumbres. Es sobre todo un escritor con el que se aprende leyendo.

hace 8 años