Y LAS CUCHARILLAS ERAN DE WOOLWORTHS COMYNS, BARBARA

Nota media 4,67 Malo 3 votos 1 críticas

Resumen

«Cásate deprisa... arrepiéntete despacio.» En el Londres bohemio de los años 30, una pareja de jóvenes artistas contra una boda secreta... a la que va todo el mundo. Facturas sin pagar, mudanzas forzadas, hijos y amantes inesperados pondrán a prueba el espíritu de una heroína cándida y cómicamente inocente. Y las cucharillas eran de Woolworths es, en efecto, una novela de economía de subsistencia, llena de facturas sin pagar, gente sin trabajo, cortes de luz y gas, mudanzas forzadas, comidas magras, hijos colocados en casas de parientes y caminatas de una punta a otra de Londres por falta de una moneda para pagar el autobús. Por no hablar de los más extraños ?eso sí, «baratos»? animales domésticos, desde un sapo hasta un zorro. Pero ?y eso es lo interesante? no es en absoluto una novela que juegue al miserabilismo. La peculiar voz de su narradora parece aquejada de una especie de síndrome de felicidad que impregna hasta sus momentos más tristes. Una novela excelente, realmente divertida y muy original. Su prosa es sencilla, concisa y certera, sin aparato retórico y, por debajo de su aparente informalidad, hay una férrea y dificilísima coherencia.

1 críticas de los lectores

5

No he encontrado comicidad en ninguna parte, la verdad. Ella es muy trabajadora, pero más simple que el asa de un cubo. Él es un capullo y un vago redomado. Con semejantes mimbres, la cesta de su matrimonio tiene que hacer agua por todos los lados. La pobreza en la que viven se agrava cuando ella tiene que dejar de trabajar por estar embarazada. Él es alérgico al trabajo y a todo lo que no sea pintar cuadros. Durante el embarazo, el parto y el puerperio, él se comporta como un auténtico cretino, y la familia de él añade números a tanta cretinez. Todo a partir de ahí es un tanto sórdido y más triste que lo anterior. Lo dicho, de cómico no tiene nada.

hace 2 semanas