Resumen

Tras librar una sangrienta batalla en Gettysburg contra un ejército de vampiros, el agente Jameson Arkeley sacrificó su vida para salvar a sus compañeros. Aunque no murió… Arkeley aceptó la maldición y se convirtió en vampiro. El vampiro más astuto que jamás haya existido, pues conoce todos los trucos mejor que nadie. Ahora Laura Caxton, agente de policía y cazavampiros, debe acabar con él, pero Arkeley será capaz de anticiparse a todas sus tácticas; al fin y al cabo fue él quien se las enseñó. Caxton tendrá que encontrar a Arkeley antes de que éste logre exterminar uno a uno a todos los miembros de su propia familia y, sobre todo, evitar que se convierta en una bestia mucho más peligrosa: un vampiro cero.

2 críticas de los lectores

7

Los vampiros de Wellington poco tienen que ver con la imagen romántica o gótica que reflejan Stoker, Andújar u otros autores. En su saga los vampiros son criaturas albinas, de fuerza descomunal, orejas puntiagudas y una boca llena de dientes terroríficos a los que ciega su sed de sangre. Por no hablar de lo poco “delicados” que son a la hora de alimentarse. También la protagonista, Laura Caxton, es un personaje particular. Una detective que lucha por mantener una buena relación con Clara, su pareja, pese al poco tiempo que pueden pasar juntas porque ahora Laura es la única experta en la caza de vampiros que queda con vida. Éste es el tercer libro de la saga. Y con ese final tengo muchas ganas de saber qué pasará en el cuarto ...

hace 5 años
8

Esto sí que son vampiros y no los crepusculares esos....

hace 8 años