UN TRANVÍA LLAMADO DESEO WILLIAMS, TENNESSEE

Nota media 7,67 Muy bueno 24 votos 3 críticas

Resumen

En Un tranvía llamado deseo, Blanche Dubois, una belleza sureña en decadencia, ve sus románticas ilusiones brutalmente sacudidas.

3 críticas de los lectores

7

Me gustó la lectura de esta obra, evocando, a su vez, la película que había visto hace ya algunos años. Unos personajes bien definidos y con mucha fuerza en una trama bien llevada. Recomendable.

hace 2 años
8

Recuerdo que me gustó mucho la película de Elia Kazan, que he visto hace bastantes años, ganadora de varios premios diferentes y entre ellos cuatro Oscars, uno a Vivien Leigh, quien también ganó otros dos premios en Festivales Cinematográficos, como la mejor actriz, premios muy bien ganados porque hace una magistral interpretación del personal de Blanche, personaje de la riqueza sureña que ha venido a menos y no acepta su situación, llegando incluso a la locura. Creo que este buen drama teatral es, a diferencia de la mayoría de las piezas teatrales, mejor para ser llevado al cine que incluso en teatro, pues el escenario teatral siempre es mucho más modesto que el cinematográfico y requiere una variedad en escenas difícil de cumplir en el teatro. Apenas recordaba ya la película, por lo que la lectura del drama en el libro me ha resultado casi novedad. Me gustó. Es un buen drama teatral, a todas las personas aficionadas al Teatro les gustará.

hace 4 años
9

"Siempre he dependido de la amabilidad de los extraños" Obra maestra del teatro del siglo XX, la profundidad de los personajes, el duelo entre Blanche (el mundo que se hunde, la vieja aristocracia) y el inconmensurable Stanley Kobalski (la sangre nueva, emprendedora y decidida, pero también violenta y dominadora) es de lo más intenso que he leído en todo la vida. Es imposible no leer esta obra sin ver los rostros y los cuerpos de Marlon Brando y Vivien Leight, caso extraño en el mundo del espectáculo, la obra escrita y la película se funden en una sola en una de las mejores adaptaciones literarias de la historia. La tensión que se genera entre los dos protagonistas es extrema y el atrevimiento del señor Williams para tratar en los años 40 temas como la homosexualidad, el deseo femenino o la violación, debió de causar una gran conmoción en la conservadora sociedad de entonces Todo en la obra es una metáfora, desde el título hasta lo que representa cada personaje y la simpatía que desprende en principio Stanley (contra la decadencia e hipocresía de Blanche) se viene abajo por la extrema crueldad con que es tratada. Estupendo libro, aunque donde mejor queda es en el escenario con dos grandes actores

hace 6 años