1 críticas de los lectores

6

Harold Robbins sitúa la novela en un periodo fascinante de la historria: la creación de Hollywood, el mundo de los sueños. Para ello hace un despliegue estructural importante: el pasado y el presente se alternan entre sí del mismo modo que un narrador omnisciente sucede al punto de vista del protagonista de la novela, Johnny Edge. La trama es amplia y prolija y aprioristicamente fascinante: la creación de un mundo desde la nada gracias al esfuerzo de una serie de tipos absolutamente enloquecidos por la fiebre del éxito. Sin embargo los personajes son meros arquetipos que carecen de toda profundidad, falta sentido del humor y precisamente todo lo que hizo a Robbins famoso: desgarro, sexo, descenso a los infiernos. La peculiar traducción de la versión censurada que leí tampoco me ayudó mucho. Se echa en falta una mayor fuerza y menos paginas. El resultado final es frío y previsible, como de cartón piedra, no parece haber sido escrito por Robbins. Podríamos definir esta novela como una especie de Los pilares de la tierra de los inicios del cine pero sin crímenes ni sangre. Todo lo contrario, se echa de menos en el libro que los malos sean malos de verdad. Me gusta mucho el final porque si algo sabe hacer muy bien Robbins es buscar buenos finales a sus novelas. Pero es una pena que la historia no sea mucho más personal, más corta, más desenfrenada.

hace 9 años