TODAS LAS CASAS SON OJOS NOVO CUADRUPANI, JUAN

Nota media 6 Bueno 1 voto 1 críticas

Resumen

Luisa se pregunta por qué en una noche lejana, uno de los hombres que mataron a su primer novio, Julián, le perdonó la vida. Mucho tiempo después, en la pedida de boda de su nieta, Nerea Gorostiza se topará con el rostro de aquel hombre pintado en un cuadro. La abuela le pedirá a su nieta que la ayude a averiguar qué fue lo que verdaderamente ocurrió durante aquella lejana noche del 39 y Nerea iniciará una investigación que no sólo la perturbará sino que le hará replantearse su boda con Álvaro de los Gabrieles. Dudas surgidas al conocer el pasado familiar, los secretos enterrados, las mentiras encubiertas y, sobre todo, saber del profundo amor que Luisa vivió en su juventud. Todo puede ocurrir cuando se indaga en las esquinadas sombras de los dos linajes, cuando el pasado alcanza al presente para enturbiar, o tal vez allanar, el futuro. ¿Es necesario descubrir las vilezas que cometieron aquellos a quienes estuvimos unidos? ¿Es preciso saber si fuimos leales a quiénes nos quisieron? ¿Precisamos saber quiénes nos han amado realmente y quienes nos aman? "UNA HISTORIA DE RECUERDOS Y DESMEMORIAS, DE HORAS MEDIDAS EN EMOCIONES QUE EL PASO DEL TIEMPO AJUSTA Y DESCABALA. UNA GRAN HISTORIA MAGNIFICAMENTE NARRADA". CARLOS ALSINA, Director de Más de uno y La cultureta (Onda Cero)

1 críticas de los lectores

En Todas las casas son ojos, la primera novela de Juan Novo Cuadrupani, autor madrileño de dilatada experiencia en el mundo del periodismo, se nos plantea la historia de Luisa, una mujer ya anciana, que sigue preguntándose, en el ocaso de su vida, porque uno de los hombres que mató a su primer novio, durante la Guerra Civil, le perdonó la vida. Años después ve, en un cuadro, el rostro de ese hombre, durante la pedida de mano de su nieta Nerea.
Nos encontramos con una historia en la que salen a la palestra los secretos de dos familias, y que nos plantea la conveniencia o no de indagar en el pasado, jugando con la disyuntiva de si es mejor dejarlo reposar o hay que hacerlo brotar, con todas sus consecuencias.
Poderosísimo es el personaje de Luisa, la anciana. Una mujer, producto de las nefastas circunstancias en que ha tenido que vivir. Una mujer que ha perdido a sus dos amores de manera violenta, y que ha llegado a la vejez con una obsesión que la martillea día y noche. Cuando ella aparece todo lo que experimenta el lector es empatía, cariño y una especial conexión, que nos llevará a sentir como nuestras sus preocupaciones y obsesiones.
Se trata de una novela en la que el concepto de “familia” adquiere una importancia capital. El autor va desgranando el comportamiento, pasado y presente, de los miembros de las dos familias, la de Luisa y la de los Gabrieles, y mostrando sus interrelaciones entre ellos. Todo para dirigir al lector al momento cumbre, al clímax final, en que Luisa obtiene al fin la respuesta que tantos años lleva esperando.
La pregunta que planea sobre el lector durante toda la narración es esa, simplemente: ¿es bueno indagar en el pasado? ¿Puede éste llegar a afectar o intoxicar el presente? ¿Se puede huir de él o es una mochila que siempre llevaremos a la espalda, con todas sus consecuencias?
El autor se vale de una prosa elaborada, farragosa en algunos momentos, pero indudablemente hermosa, para contar la historia. Es una lectura que ha de ser considerada como un placer para los sentidos, para bucear en el lenguaje a veces rebuscado y descriptivo que el autor nos brinda, una lectura para disfrutar en calma, para dejarse llevar cuando amas las palabras. Muy recomendable. (Aitor Heras, 13 de agosto de 2018)

hace 2 meses