Resumen

A finales del verano, un grupo de arqueólogos viaja a las costas de Groenlandia para buscar los restos de una civilización perdida: la que fundaron en el año 982 los primeros colonos escandinavos, que desaparecieron misteriosamente de la isla a comienzos del siglo XV. Sin embargo, cuando llega el duro invierno glacial, quedan atrapados entre el frío y la nieve, sin conexión a internet y rodeados por los espectros que todavía persisten en la zona. Así, aislados del mundo, los arqueólogos se enfrentarán a la escasez de alimentos y a sus propios fantasmas con el temor de que nadie, quizás, vaya a rescatarlos, pues un virus mortal acaba de propagarse por la tierra y amenaza con diezmar a la humanidad.

1 críticas de los lectores

6

Acabo de terminar este libro, y sinceramente no sé como calificarlo. El planteamiento de la autora de en forma de diario vaya contando el día a día de unas personas en Groenlandia en una expedición arqueológica, me ha parecido de lo más interesante. Pero si de algo tengo quejarme, es del final del mismo. Evidentemente, no voy a desvelar su final, pero no puedo evitar decir que me ha desencantado. No deja muy claro el destino de sus personajes, aunque es algo que me imagino, cada lector deberá imaginar. No obstante, no es mala lectura para una tarde veraniega.

hace 8 años