TERRA ALTA CERCAS, JAVIER

Nota media 6,3 Bueno 75 votos 22 críticas

Resumen

Premio Planeta 2019. Un crimen terrible sacude la apacible comarca de la Terra Alta: los propietarios de su mayor empresa, Gráficas Adell, aparecen asesinados tras haber sido sometidos a atroces torturas. Se encarga del caso Melchor Marín, un joven policía y lector voraz llegado desde Barcelona cuatro años atrás, con un oscuro pasado a cuestas que le ha convertido en una leyenda del cuerpo y que cree haber enterrado bajo su vida feliz como marido de la bibliotecaria del pueblo y padre de una niña llamada Cosette, igual que la hija de Jean Valjean, el protagonista de su novela favorita: Los miserables. Partiendo de ese suceso, y a través de una narración trepidante y repleta de personajes memorables, esta novela se convierte en una lúcida reflexión sobre el valor de la ley, la posibilidad de la justicia y la legitimidad de la venganza, pero sobre todo en la epopeya de un hombre en busca de su lugar en el mundo.

22 críticas de los lectores

8

Me ha gustado, aunque no es lo mejor de Cercas. Quien busque una novela negra, que vaya a otros autores. Cercas utiliza el género negro para profundizar en el alma de los personajes. Es el soporte, la excusa; aún así, hay una novela negra que se puede leer, pero este libro es narrativa en un alto porcentaje. Cercas se pasea nuevamente por los escenarios de la batalla del Ebro y por aquellos que quedan y la vivieron, durante o después. Nuevamente la guerra civil asoma porque es una página no cerrada de nuestra historia, y volverá a aparecer mil veces hasta que no la cerremos. La historia reclama su cierre, pero no queremos cerrarla porque prevalece el miedo de muchos por lo que hicieron ellos o sus familiares directos a dar justicia a todos aquellos que sufrieron la barbarie de la sin razón, de la guerra, en suma, fueran del bando que fueran.

hace 2 semanas
5

Le doy un 5 porque no esta mal escrito, pero no me ha entusiasmado en absoluto, en parte porque quizá esperase una novela de intriga, y lo único que sobresale de ella es la vida del protagonista y los diálogos en un ambiente laboral de comisaria, como si estuviese viendo cualquier serie de medio pelo en tv. El misterio se relega casi a un tercer plano, y el final se intuye tranquilamente mucho antes. Lo de otorgarle premio a esta novela me parece discutible, aunque reconozco que en cuanto a narración no esta mal.

hace 3 semanas
7

Lo que mas me gusto es el poder de la transformacion humana. Como el protagonista pudo cambiar su vida con un acto y como con otro acto decide ir por todo. Me hubiera gustado saber que relacion tenia con el abogado, aunque creo que esa intriga fue lo mejor del libro.

hace 1 mes
5

Muy flojita, esperaba más.

hace 2 meses
7

Al empezar la novela pensé, otra policíaca, pero luego ese tema queda como en un segundo plano con los saltos al pasado que va dando a lo largo del libro. Es previsible desde el principio cual va a ser el final, aunque hay un añadido último que quizá este de más, en mi opinión. Entretenido para pasar el rato

hace 2 meses
9

Merecido Premio Planeta 2019. Nos acerca a varios sucesos de la historia de nuestro país con el hilo conductor de un asesinato. No acabo de entender las referencias a Los Miserables que, a veces, se hacen un poco insistentes. En general una buena novela negra.

hace 2 meses
6

Este libro me ha gustado, a pesar de que, en mi opinión, el personaje principal no cae simpático por sus absurdos silencios. El autor utiliza un número excesivo de palabras para todo, incluso se repite varias veces, y la referencia a "Los miserables" también resulta excesiva. Pero en conjunto es entretenida, no creo que para un premio como el que tiene, siempre en mi opinión, pero no está mal

hace 3 meses
7

Me ha gustado y he pasado un buen rato leyendola.

hace 3 meses
8

Interesante novela negra que ha ganado el último Planeta. No es de lo mejor del autor y queda lejos de Anatomía de un instante, está a la altura de Las leyes de la frontera o El impostor. Este autor no suele defraudar.

hace 3 meses
7

Un premio planeta muy de mi gusto. Es la primera novela que leo de este autor y su estilo me ha gustado. "La epopeya de un hombre en busca de su lugar en el mundo". Espero poder leer algo más de él.

hace 4 meses
7

El libro está muy bien, va de menos a más, aunque hay un añadido final que quizá sobra o que se puede hacer de mejor forma. En todo caso, me ha gustado, aún resultándome algo previsible. Lo recomiendo.

hace 4 meses
7

Una buena novela, que va de menos a más, con algún detalle muy significativo de la biografía del protagonista. Me parece muy bien cerrrado. Aunque hay algo que no cuadra, no sé si es el tiempo real y el de la novela. De todas maneras muy recomendable

hace 4 meses
9

Cuando empecé el primer capítulo no me llamó demasiado la atención. Un crimen más. Cuando empieza el segundo capítulo y la presentación del protagonista con su vida pasada, la cosa cambia. Empezamos a conocer de dónde viene y todo comienza a hacerse más interesante. Cercas si algo tiene es que escribe muy bien por eso me ha extrañado su forma de narrar este libro con frases cortas e intentando no alargarse más de lo necesario en sus descripciones. Para mí ha sido un acierto. Una muy buena novela de las que te obligan a no parar de leer.

hace 4 meses
5

Es la enésima vez que compruebo que mi criterio no coincide con el de los jurados de premios literarios. Le doy un cinco porque no está mal escrito, pero la forma de contar la historia me ha aburrido. El autor hace unos incisos tan largos para describir la vida del protagonista, que me ha desenganchado completamente de la trama policial. Y no he conseguido creerme en ningún momento el personaje protagonista: con menos de treinta años y ha vivido lo indecible.

hace 4 meses
10

Una auténtica gozada. Cercas consigue superarse. Entre otras muchas cosas, es una gran novela negra. Tengo unas ganas irrefrenables de volver a visitar la Terra Alta y siento un profundo aprecio por Melchor, su protagonista, al que creo que ya conozco perfectamente. Los temas políticos aparecen muy marginalmente; el autor sigue manteniendose políticamente correcto. Hacia tiempo que no disfrutaba tanto con una novela. Gracias Sr. Cercas

hace 5 meses
8

A Javier Cercas lo descubrí en el 2009, cuando me encontré, y devoré con placer, el magnífico libro “Anatomía de un instante”, que narra la historia detrás del fracasado golpe de Estado que sufrió España el 23 de febrero de 1981. Fue tal el impacto que me me produjo su lectura, que después de leerlo, busqué y leí todo lo que encontré de la obra del escritor español, resaltando “Los soldados de Salamina” (2001), novela testimonio que lo colocó en el mapa de la literatura hispana y “La velocidad de la luz” (2005), ganadora de diversos premios, donde confirmó la gran calidad de su literatura. Cercas pertenece a esa pequeña minoría de escritores hispanos que viven de lo que escriben. Columnista de El País, ensayista y traductor, Javier Cercas Mena ganó el apetitoso -es el galardón literario mejor dotado de las letras españolas: 601,000 Euros-, Premio Planeta 2019 con su novela “Terra Alta” Cuando se anunció que Javier era el ganador del codiciado premio, se generó una ola de suspicacias y comentarios debido a que Cercas no formaba parte del amplio catálogo de escritores de la casa editorial, y apuntó a que pronto, el autor abandonará a la editorial Literatura Random House, casa que le editó y re editó casi todas sus novelas. Pero en lo general, el anuncio fue bien recibido gracias al prestigio del ganador. “Terra Alta” es una historia policíaca, sobre un triple asesinato, y la investigación para encarcelar a los responsables de la tortura, mutilación, y ejecución de Francisco Adell, un anciano y rico industrial, su esposa y de una de sus criadas. El terrible crimen ocurre en la masía familiar de los Adell, ubicada en Gandesa, capital de la comarca catalana de Terra Alta, donde las víctimas eran las figuras prominentes, principal fuente de empleos de la región, dueños y señores “de medio pueblo”; y como es común en los poblados pequeños, personajes queridos, envidiados y hasta odiados, pero eso sí, soterradamente. Con un inicio vibrante y espeluznante, nos enteramos que la investigación de los crímenes estará a cargo de un grupo, encabezado por un juez, un par de inspectores y una sargento de la Unidad de Investigación Territorial de Tortosa -cabecera de la comarca-, y dos policías de la localidad: el caporal Ernest Salom, y el investigador Melchor Marín, lector voraz, llegado cuatro años atrás procedente de Barcelona, lector irredento de “Los Miserables”, y con una pasado misterioso, que le ha generado cierta fama entre los vecinos de la pequeña comunidad. La novela trata sobre la justicia, las leyes, la venganza, el odio y la necesidad de la redención. También, sobre la literatura como conducto para conocer otras formas de vida. A medida de nos adentramos en la historia del protagonista, Melchor Marín, nos vamos enterando de sus motivaciones, que lo empujan, a pesar de las adversidades -y la tragedia- con que tropieza durante la investigación, a nunca cejar en la búsqueda de los asesinos. Hablemos de Melchor Marín: su madre es Rosario, prostituta, profesión que ejerció, porque no conoció mejores opciones para salir adelante. Rosario ama a su hijo, y trata, inútilmente, de llevarlo por el buen camino, incluso, costeándole un colegio privado, del cual es expulsado, ya nunca logró integrarse, a pesar que su madre le señalaba que, la única manera de salir de la miseria, era a través del estudio. A su padre, Melchor no lo conocía, y especulaba con encontrarlo, entre los clientes de su madre. El ambiente en el que vivía, ganó la batalla, y a partir los trece años, Melchor se la pasó bebiendo, peleando, y robando, de tal suerte que a los quince, ya había pasado tres veces por los tribunales, y por un corto período encarcelado en un centro para menores, donde conoció a un panameño que lo introdujo en un cartel colombiano que traficaba cocaína, donde fue escalando posiciones, hasta que la policía catalana, desarticuló la banda, culminando su carrera como narco, en la prisión. Es en la cárcel donde tres sucesos impactaron fuertemente a nuestro protagonista: descubrió “Los miserables”, la extraordinaria novela de Victor Hugo; conoció a Domingo Vivales, un abogado que contrató su madre para defenderlo, y su madre, esa mujer, a quien nunca escuchó, falleció. Obsesionado por su muerte, leyendo y re leyendo “Los miserables”, Melchor emergió de su duelo, tomando una decisión inconcebible, que transformaría su vida: se puso a estudiar para ser policía. Una novela, la historia que narra, el comportamiento de los personajes, deben ser verosímiles para el lector, para que la ficción funcione. La “verdad” en una la novela, depende de la capacidad de persuasión, de la fuerza comunicativa que el autor pone en su fantasía, del como utiliza su oficio para convencernos de su veracidad. Si estoy cierto que, fueron los libros de caballería lo que enajenó al Quijote, y lo lanzó por los caminos de La Mancha a rejonear molinos de viento, entonces, ¿ por qué me costó creer que, Melchor, tomándose al pie de la letra lo narrado en “Los miserables”, creyéndose que la vida es exactamente como Victor Hugo la cuenta, espoleado por la muerte de su madre -tan predecible por el sórdido ambiente en que se desenvolvía-, decidiera convertirse en policía? La literatura, ¿lo convenció que la venganza no era suficiente, y que para encontrar paz, lo que necesitaba era justicia? Al autor le gusta crear personajes en búsqueda de segundas oportunidades, con fuertes deseos a reformarse; ¿acaso cambiar, reinventarse, no es una de las aspiraciones humanas por excelencia? En fin, el caso es que Melchor se gradúa, ingresa a la Policía de Barcelona, falsificando el certificado de no antecedentes penales -la cabra tira pa´l monte-; protagoniza una balacera con terroristas, por lo que se convierte en héroe, pero es invitado a trasladarse, para salvaguardar su seguridad a Gandesa, donde lo encontramos cuatro años después, felizmente casado con Olga, la bibliotecaria del pueblo, y padre de Cosette (así se llama la hija de Jean Valjean, protagonista de “Los miserables”), cuando ocurre el asesinato de los Ardell. La investigación tiene un buen arranque: inmediatamente se cumplen con todos los protocolos para salvaguardar las pruebas, se integran los equipos de trabajo, se diseñan las líneas de investigación, se enlistan los posibles sospechosos, se analizan las posibles causas e inician las entrevistas y los análisis forenses; y aquí, termina la primera parte de la novela, entretenida, bien armada, mejor narrada. Seis semanas después de los asesinatos, ocurren hechos, situaciones y decisiones que toman los jefazos, que provocan un giro completo a la investigación, entrando así, a la segunda parte de “Terra Alta”, con un Melchor en desacuerdo con las decisiones de sus superiores, dispuesto a saltarse las trancas, encarnando el espíritu de Javert, el policía fanático y obsesionado por atrapar a Valjean de su novela preferida, pisando callos, exasperando a propios y extraños, arriesgando su vida y la de su familia, sediento de justicia y venganza, decidido a atrapar a los culpables. Para no extenderme más, permítanme mencionar algo sobre el final, sin “spoilear”: nos vamos a encontrar con un final forzado, que incluso, se da el “lujo” de introducir a la trama al ex presidente mexicano Peña Nieto, exhibiéndolo -textualmente- como un pendejo, fácilmente manipulable -su fama trasciende nuestras fronteras-, y que intenta -o cuando menos pienso que esa fue la intención- convencernos de que nuestras deducciones sobre el culpable, son erróneas, y que la solución va por otro lado. Concluyendo: creo que el debut de Cercas, como autor de novela negra, fue más o menos afortunado; el más, por lo sustancioso del galardón que le otorgó Planeta. ‘Terra Alta” es una buena novela, pero por debajo del nivel de las anteriores ficciones del autor español. Quizá -solo especulo-, la oferta de Planeta para integrarse a su catálogo, lo llevó a escribir sin cuidado esta novela. Me queda claro que, al no cerrarse la historia de Melchor Marín, se abren las puertas para crear una saga protagonizada por el policía, aunque puedo estar doblemente equivocado: en mi opinión sobre “Terra Alta”, y en mis especulaciones sobre el futuro de Javier Cercas y Melchor Marín. No me gustó que no me me deslumbrara la novela de Cercas. Es de mis autores favoritos. Tiene talento y oficio para ofrecernos mejores libros. Quizá me quedé con esa impresión, porque lo leí completo, y de una sentada, el primer día del 2020, y siendo la primera lectura del año, mis expectativas estaban influenciadas por la fecha, cuando esperamos iniciar al cien nuestras actividades. Usted tendrá la mejor opinión cuando la lea. Además del ya citado Premio Planeta, Javier Cercas Mena ha recibido varios reconocimientos por su labor periodística, sus libros, y por sus ensayos, entre ellos, el francés QPrix Ulysse, el Internazionale del Salone del libro di Torino, el Friuladria, el Internazionale Città di Vigevano, los últimos, en Italia.

hace 5 meses
6

Para ser un Premio planeta me esperaba algo más. + Redacción muy buena, la lectura se hace rápida y amena. Algo bastante distinto a lo anterior de Javier Cercas. Misterio y novela negra. Distribución de los capítulos. - el final se intuye desde muy pronto, es un registro al que Javier Cercas se le nota no estar muy acostumbrado, la ficción está poco enlazada con la realidad. Más interesante la vida pasada de Melchor que la resolución del asesinato. El giro final con el empresario mexicano totalmente innecesario. Le falta intriga para acercarse a novelas de este género. La redacción en ocasiones repetitiva

hace 5 meses
2

No me ha gustado. Curiosamente, la construcción del personaje y partes de la trama, especialmente al inicio, me recuerdan mucho (casi son calcadas) a las de El hombre de la gasolinera, un libro bastante interesante que leí hace un par de años. De la narración, me quedo con el retrato de los mosos, la figura del héroe y la estructura en capítulos que alternan presente y pasado (más interesantes estos últimos). Falla en el uso, a veces, ampuloso del lenguaje (algunas descripciones), porque hay partes que se hacen tediosas, como si en general la historia se hubiese alargado deliberadamente para cumplir con un mínimo de páginas (requisitos planetarios quizá...), por el empeño en insistir en las citas de Los miserables y porque la historia no se va abriendo paso con naturalidad, sino a base de forzar las tramas para llegar al punto deseado, a un final que reduce personajes a monigotes, que deja un culpable previsible y sin chicha y un último giro algo inverosímil, que parece que quiera sorprender pero que en realidad me resulta un pegote que no encaja en la historia. Una pena que con buenos mimbres no salga un buen cesto. Decepcionante.

hace 7 meses

No digo que sea malo , pero tampoco excelente para lo que espero de un premio Planeta. Una novela como muchas .

hace 7 meses
1

En general, la lectura es ágil, los personajes están bien dibujados, pero algunos pierden toda la credibilidad al final. Aprecio el giro (inesperado) en el estilo del autor, que hace que me resulte difícil reconocerlo. Me ha gustado la figura del héroe (no así algunas de sus acciones ni la justificación de estas); también las descripciones y el retrato de la vida de los policías y su forma de trabajar, muy realista, que recuerda (mucho) al mejor Lorenzo Silva. Sin embargo, hay cosas que me parece que lastran la narración: la insistencia en citar a Los miserables y, sobre todo, la irrupción de la parte política, a veces forzada (parece un pecado no introducir asuntos de la guerra civil en la narrativa española contemporánea). En estos tiempos de desenterrar muertos y rencores, Cercas también aporta su granito de arena: aprovecha una voz mexicana para hablar mal de los españoles y legitima la venganza (por supuesto de un bando sobre el otro) como un instrumento idóneo para aplacar el odio, aliviar el sufrimiento y acabar con la injusticia, lo cual parecería válido si se tratara de la imposición del bien sobre un mal puro e innegable, pero sucede que el mal en este caso proviene de un universo político, aunque él pretenda justificarlo con un discurso débil, absurdo. Una pena no haberse quedado explorando otras posibilidades, tal vez más sencillas, para un héroe anónimo.

hace 7 meses