Resumen

Paul es un joven escritor de origen taiwanés abocado a la ruina personal. La mala relación con sus padres, a los que no visita muy a menudo; el fluctuante viaje sentimental en busca de novias potenciales; la irresponsabilidad para con su obra y sus editores –que tratan a duras penas de evitar su definitiva caída literaria por culpa de su adicción a los fármacos– y también la evasión contra el propio cuerpo, inhabitable, en la virtualidad de las redes sociales o en la ingesta obsesiva de comida basura con que colmar un vacío total son los diversos caminos sin salida a los que el protagonista se ve confinado a punto de cumplir veintisiete años, edad en la que murieron trágicamente los ídolos de una generación ciega, consumista y con muy pocos asideros fiables.

1 críticas de los lectores

8

Debo decir antes que nada que esta novela me ha recordado mucho a Trainspotting pero una versión más light y con protagonistas más jovencitos. Es entretenida y sabe atrapar al lector por la cantidad de texto que nos ofrece para que podamos sentir o aproximarnos a lo que sienten los protagonistas en sus múltiples momentos bajo efectos de drogas o barbitúricos (Anfetaminas, MDMA, éxtasis, Percocet, Ketamina...etc y bien largo) y meternos más de lleno en la historia, no es difícil volvernos un poco locos entre tanta droga y porque la vida de estos protagonistas no es increiblemente interesante; fiestas, droga, redes sociales, vida sentimental...etc y poco más, pero es imposible aburrirse porque este escritor sabe contarlo para mantenernos bien enganchados, ya que son personajes carismáticos y muy especiales, con una rica vida interior que no aspiran a drogarse por el simple hecho de hacerlo, sino porque sienten que en su vida necesitan experimentar algo más....y profundizarlo contándonoslo...por mucho que lo compare con Trainspotting no es lo mismo y por esa razón ya merece la pena leerlo y porque Tao Lin es un talento poco conocido que no debería pasar tan desaparcibido.

hace 6 meses