QUIERO DAR TESTIMONIO HASTA EL FINAL. Diarios 1933-1941 KLEMPERER, VICTOR

Nota media - Sin votos 0 voto 1 críticas
No hay información que mostrar

Resumen

Durante largos años Victor Klemperer, alemán, distinguido romanista y judío, se dio a la tarea de anotar con una regularidad abrumadora las vejaciones del terror nazi. "Desde hace unas semanas, depresión por este régimen reaccionario. Yo no escribo aquí historia contemporánea. Pero sí quiero dejar constancia de mi amargura, más fuerte de lo que nunca había imaginado poder sentir". Son las palabras iniciales de las más de mil quinientas páginas que completan unos diarios llevados en riguroso secreto durante los años de la dictadura nazi, salvados milagrosamente de la guerra y del exterminio judío. Estos diarios permanecieron ocultos durante décadas hasta que un antiguo discípulo de Klemperer los descubrió y editó hace unos años en Alemania. Traducidos a más de diecisiete idiomas y publicados por las más prestigiosas editoriales del mundo, se han convertido hoy en el documento histórico de mayor valor sobre el período de la Alemania nazi. Galaxia Gutenberg los presenta en dos volúmenes: Diarios 1933-1941 y Diarios 1942-1945.

1 críticas de los lectores

Sin duda una obra de referencia en el género, un clásico de la literatura-testimonio sobre el padecimiento de los judios en la Alemania nazi. Si alguna vez se han preguntado cómo pudo suceder aquello y cómo ocurrió, día a día, minuto a minuto, éste es su libro. Victor Klemperer, profesor de lenguas romances, culto y refinado, detalla en sus diarios cómo toda la sociedad alemana sucumbió moral y físicamente bajo las leyes racistas tras la llegada al poder del partido nazi en 1933. La degradación más miserable desfila por estas miles de páginas editadas en papel Biblia. Un día prohibieron a los judios poseer una radio, otro día tener cuchillas de afeitar, otro que les remendasen los zapatos. Mil y una miserias diarias narradas con templanza y desafecto por el autor, esperando que un día u otro la SS venga a buscarlo. Mención aparte merece el desenlace final, cientos de páginas en las que se narra en primera persona la odisea de Klemperer y su esposa durante el bombardeo de Dresde y el viaje errático posterior en busca de la liberación. El resultado tras leer más de mil páginas: El lector se queda con ganas de más. Todo un clásico. (Gloria Magro)

hace 8 años