Resumen

Resulta cada día más evidente que la mayor amenaza para la Humanidad no reside en el hambre, ni en los microbios, ni en el cáncer, sino en el hombre mismo, porque éste carece de defensa contra epidemias psíquicas, cuyos efectos son infinitamente más devastadores que los de las mayores catástrofe naturales.